El gobierno de Joe Biden pedirá a la Corte Suprema que bloqué la ley antiaborto aplicada en Texas, que rechaza la interrupción del embarazo aún en caso de incesto o violación.

De acuerdo con el portavoz del gobierno de Estados Unidos, Anthony Coley, la administración Biden pedirá que se revise nuevamente esa ley.

Y es que, dicha ley prohíbe que se realice un aborto en cuanto el latido del embrión es detectable, lo que puede suceder antes de las seis semanas.

Apenas hace una semana, un tribunal federal de apelación restituyo la ley antiaborto que se aplicaba en Texas, días después un juez bloqueó temporalmente.

Fue el Tribunal de Apelaciones del Quinto Circuito tomó la decisión de restituir la ley, este tribunal es uno de los más conservadores de Estados Unidos.

La restitución de la ley entró en vigor el 1 de agosto, por lo que, en el estado quedó prohibido cualquier tipo de interrupción del embarazo.

Muchas de estas leyes antiaborto son anuladas en los tribunales, porque violan los precedentes de la Corte Suprema, que determinó que la mujer tiene derecho a abortar hasta las 22 semanas de embarazo.

Sin embargo, la ley antiaborto de Texas, señala que los ciudadanos son quienes “exclusivamente” pueden hacer cumplir la medida. Por lo que, se anima a que presenten demandas contra organizaciones o individuos que ayuden a las mujeres a realizar abortos legales.

Debido a esto, el gobierno de Joe Biden tuvo que intervenir para presentar una demanda en contra de la ley antiaborto de Texas.