Jitomate producido por Agropecuarios Tom será retenido en aduana por abusos como retención de salarios y servidumbre por deudas

A partir del 21 de octubre, la aduana de Estados Unidos detendrán los embarques de tomates frescos producidos por la finca mexicana Tom por prácticas de trabajo forzado.

Se trata de una orden de detención de descargo contra los productos de la empresa TOM, ubicada en San Luis Potosí, dedicada a la exportación de jitomate fresco a EE.UU.

La orden entrará en vigor a partir del 21 de octubre, informó Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés).

Así, se detendrán los embarques de tomates frescos producidos Agropecuarios Tom S.A. de C.V. y Hortícola Tom S.A de C.V. y sus subsidiarias en todos los puertos a través del país.

En ese sentido el servicio de aduanas de Estados Unidos informó que la medida se basa en información que indica el uso de trabajo forzoso contra sus trabajadores.

Asimismo detalla que se identificaron al menos cinco de los indicadores de trabajo forzoso de la Organización Internacional del Trabajo.

Esto durante una investigación donde se detectó abuso de vulnerabilidad, engaño, retención de salarios e incluso la servidumbre por deudas.

Además de condiciones de vida y de trabajo abusivas.

Por otra parte se aclara que esta orden solo afectará las importaciones de tomate fresco hacia los Estados Unidos desde esta granja específica.

El acuerdo trilateral

Por su parte Troy Miller, Comisionado interino de aduanas se refirió a las medidas contra el trabajo forzado como parte de los acuerdos comerciales entre Canadá, EE.UU y México.

En ese sentido se refirió a «una respuesta colaborativa y multilateral a las acciones de aplicación del trabajo forzoso dentro de las cadenas de suministro de América del Norte».

Y es que las leyes federales de Estados Unidos prohíben la importación de mercancías producidas, total o parcialmente, por convictos, trabajo forzado, incluido el trabajo infantil .

Por ello las aduanas detiene los embarques de mercancías sospechosas de ser importadas en violación de este estatuto, como en este caso de jitomate.

En un comunicado se precisa que los importadores de embarques en detención tendrán la oportunidad de demostrar que la mercadería no fue producida con trabajo forzoso.

Denuncias desde 2020

En octubre de 2020, las autoridades mexicanas tomaron medidas contra las denuncias de condiciones de trabajo forzoso en la misma plantación de tomates, indicó dicha agencia.

Ello «demuestra el compromiso compartido del gobierno mexicano de proteger los derechos humanos de los trabajadores», dijo el departamento de aduanas.

En este orden de ideas, dicho departamento informó que en año fiscal 2021, emitió siete órdenes de detención y dos dictámenes de trabajo forzoso.

Las consecuencias del trabajo forzado

Al respecto detalla que la Organización Internacional del Trabajo estima que 25 millones de trabajadores sufren condiciones de trabajo forzoso a nivel global.

Es decir, que empresas extranjeras explotan el trabajo forzoso para vender bienes por debajo del valor de mercado, incluido el jitomate.

Además, esto expone a las poblaciones vulnerables a condiciones laborales inhumanas como violencia física y sexual, aislamiento y restricción de movimiento.

Finalmente el departamento de aduanas dijo que eso también perjudica a las empresas que respetan la ley y amenaza los empleos estadounidenses.

E incluso, detalló, expone a los consumidores a apoyar inconscientemente prácticas comerciales desleales.