Por Francisco Tijerina Elguezabal

“El trabajo que nunca se empieza es el que tarda más en finalizarse”
J. R. R. Tolkien

Viviendo en el sur de la ciudad, conozco de siempre la curva que se ubica en Avenida Revolución a la altura del Arroyo Seco; he visto ahí infinidad de accidentes sin que ninguna autoridad haya jamás hecho nada para resolver el problema de fondo, que no es otro que arreglar el peralte de la avenida en ambos sentidos.

La semana anterior con diferencia de tres días dos tráileres se volcaron en el mismo lugar en la circulación de norte a sur y nada más es cuestión de que empiecen las lluvias para que otros más vayan a impactarse contra el barandal en el sentido contrario.

Tan grave y desesperante es el asunto que ya varias asociaciones de colonos han citado a una junta para este miércoles y han invitado a medios de comunicación para externar su inconformidad.

Coincidencia o casualidad (en política no hay coincidencias) en el Congreso del Estado el PRI envió a comisiones la solicitud para que el Poder Legislativo envíe un exhorto al alcalde de Monterrey, Luis Donaldo Colosio, a fin de que haga algo por resolver los problemas de esta importante arteria.

Porque no basta con reponer los barandales protectores y tratar de que los conductores reduzcan la velocidad con unos conos plásticos, los accidentes se seguirán dando si no le entran al asunto de verdad. Igual ocurre de sur a norte unos metros antes de llegar al paso elevado de Chapultepec.

Lo cierto es que ni los vecinos tienen que montarse en armas y armar escándalo en la televisión, ni el Congreso tiene que andar lanzando exhortos para que el Municipio cumpla con su trabajo; no se necesitan quejas en redes sociales, ni cartas o comentarios en los medios de comunicación, porque ahí están las frías estadísticas que no nos dejan mentir y que evidencian la apatía, abulia, menosprecio y valemadrismo del Municipio.

Sí, Luis Donaldo va llegando, pero eso no es pretexto para que no cumpla con su labor y ya va tarde, porque en los accidentes recientes un pequeño de diez años murió, como han muerto muchos otros más y la misión primaria de todo gobierno es el proteger la integridad de las personas.

Si Colosio y compañía ocupan ruido, lo tendrán, pero no lo veo ni creo necesario, porque a final de cuentas reitero, simple y sencillamente se trata de que cumplan con su trabajo, que para eso les pagamos los regiomontanos.

ftijerin@rtvnews.com