El primer ministro de Etiopía pidió a la población organizarse y poner cada arma al servicio de la guerra contra los rebeldes de Tigray.

El gobierno de Etiopía solicitó a los residentes de la capital que registren sus armas y se sumen a las fuerzas de seguridad para la defensa de la urbe ante los rebeldes de Tigray.

Luego de que el gobierno declaró el Estado de emergencia en todo el país, tras la escalada de violencia; las autoridades de Adís Abeba, pidieron a la población que defiendan sus barrios de los grupos rebeldes.

A través de un comunicado el jefe de la Oficina de Seguridad de Adís Abeba, Kenena Yadeta, declaró el Estado de emergencia.

“A partir de ahora, las fuerzas de seguridad pueden hacer registros e inspecciones en cualquier momento, y pedimos a todos los sectores de nuestra sociedad que cooperen con ellas”, señaló Yadeta.

Asimismo, indicó que se tomarán medidas más estrictas contra quienes difundan propaganda falsa contra el Ejército y otras fuerzas de seguridad.

La guerra entre el gobierno de Etiopía y los rebeldes

El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, solicitó a los ciudadanos del país para que de manera urgente se organicen y pongan “cada arma y cada poder” al servicio de la guerra.

Este fin de semana los rebeldes anunciaron que tienen el control total de las ciudades de Dessie y Kombolcha. Sin embargo, el portavoz del Gobierno, Legesse Tulu, negó la situación.

Desde noviembre del 2020 el Frente Popular de Liberación Tigray (FPLT) gobierna la región norteña de Etiopía.

La guerra entre el gobierno y el FPLT estalló el 4 de noviembre luego de que el primer ministro ordenó atacar a los rebeldes luego de un atentado a una base militar.