Por Obed Campos

Señor fiscal Gustavo Adolfo Guerrero Gutiérrez, como ciudadano de bien de Nuevo León, le suplico que ofrezca usted un curso de derecho esencial al joven señor gobernador Samuel García Sepúlveda.

Y que esas clases den énfasis a lo que a sigilo de averiguaciones previas se refiere…

Lo digo porque ayer vi con terror una nota en El Norte que me recordó mucho el caso de Florence Cassez, ¿se acuerda? la francesita detenida junto a una banda de secuestradores como cómplice, y que, por aquello de violaciones a sus garantías individuales, como la exhibición de su identidad, tuvo que ser liberada a pesar de los pesares y ahora se da la gran vida en Francia.

La historia acá en Nuevo León comenzó así: Hace días por medio de Instagram, una promotora cultural, teatrista y mujer de negocios, denunció que es acosada desde hace cinco años, ante la inacción de las autoridades, a pesar de que quiso poner formal denuncia.

Por medios electrónicos, Samuel, el gober, dio instrucciones para que se atendiera su caso y ayer, triunfal, publicó los pelos y señales de la detención del presunto agresor.

“Buenas tardes, les informó que hace unos minutos ya se detuvo al acosador, al agresor de la señorita (aquí si nos ahorramos el nombre de la víctima) y vamos a actuar con todo el peso de la Ley” publicó Samuel quien enfatizó: “un mensaje contundente a todos los agresores y feminicidas: aquí se topan y vamos a ir por todos ustedes”.

Y no contentos, su esposa, la influencer Mariana Rodríguez, quien dirige la Oficina Amar a Nuevo León, también celebró la detención:

“Buenas noticias, nos acaban de informar que ya detuvieron a (el nombre del detenido), el acosador de (el nombre de la víctima)”, publicó Mariana.

Por eso, y ante el temor de que se repita la historia de Cassez en Nuevo León, con un presunto delincuente acosador, sugiero que se tomen un cursito legal, cortito, de no muchas horas para que no se aburran.

POLIS EN BUSCA DE BENDICIÓN

En el arranque del operativo de seguridad del Buen Fin en Monterrey, los policías de la Regia se formaron como si fueran a recibir una bendición en lugar de hacer un arranque marcial hacia la vía pública… ¿No saben que no saben? ¿Y los jefazos?

obedcampos@gmail.com
@obedc