La «doctora» que realizó un procedimiento de intervención quirúrgica estética (acualipo) a una mujer, en el cual falleció y luego dejó su cuerpo en una clínica del norte de Monterrey el pasado mes de octubre, fue detenida la noche de ayer por elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones.

El arresto de la presunta Nancy Deyanira «N», de 36 años de edad, fue en calles de la Colonia Haciendas de Escobedo, municipio de Escobedo.

Elementos de la ministerial ejecutaron orden de aprehensión contra la persona señalada por los delitos de feminicidio y usurpación de funciones profesionales.

La orden de aprehensión fue girada por un Juez de Control y de Juicio Oral Penal del Estado, solicitada por un AMPI adscrito a la Unidad de Investigación y Litigación Especializada en Feminicidios, la misma se concedió el 12 de noviembre de 2021.

En la audiencia de solicitud de Orden de Aprehensión se da cuenta por parte del Juez que la investigada presentó dos juicios de amparo reclamando la ejecución de orden de aprehensión en su contra, los cuales le fueron negados, ya que al momento de su presentación aún no se contaba con dicha orden judicial.

Los hechos por lo cual es detenida la mujer, fueron el día 5 de octubre pasado, entre las 17:00 horas y las 18:30 horas, en la Clínica Elohim Servicios Integrales Estéticos, que se localizaba en la calle Jacala número 303, de la Colonia Mitras Centro, en Monterrey.

Nancy Deyanira «N» intervino quirúrgicamente a Cinthia Lizeth «N» (víctima occisa), al iniciar un procedimiento denominado «acualipo» de cuerpo completo.

La investigada, se estableció, realizó la intervención estética sin ser médico y mucho menos ser cirujano con especialidad en cirugía plástica, estética y reconstructiva. Además, sin contar con los equipos necesarios para llevarlo a cabo. Procedimiento en el cual la ahora occisa recibiera un golpe contuso en su cabeza, lo que provocó su muerte de forma instantánea a consecuencia de contusión profunda vertebromedular cervical, esto según se advierte de la autopsia elaborada por los doctores peritos médicos forenses de la fiscalía general de Justicia del Estado. 

La paciente, según trascendió, sufrió el golpe en la cabeza al caer de la camilla donde se encontraba durante la intervención.

En la Fiscalía Especializada en Feminicidios determinó que el actuar de la investigada fue misógino, pues realizó conductas de odio hacia la víctima por el hecho de ser mujer, manifestadas en actos violentos, crueles e infamantes, privándola de la vida por razones de género al someterla un procedimiento quirúrgico sin tener los conocimientos para realizarlo.

La investigada, se estableció, actuó sin importarle poner en riesgo la salud y la vida de la paciente, aprovechándose de la confianza que ésta le tenía al haberse ostentado la investigada como médico con especialidad en cirugía plástica, y además la traslada sin vida a un lugar público como lo fue la clínica Camino Real y como resultado de todo ese actuar dicha víctima perdiera la vida por razones de género.