Pese a los eventos violentos en días anteriores, Nuevo León registra una baja en materia de homicidios, aseguró ayer Aldo Fasci Zuazua, secretario de Seguridad Pública en el Estado.

En entrevista, el funcionario estatal indicó que si bien se registraron cuatro muertes relacionadas con el crimen organizado, entre ellas la de un menor de 2 años, estas no tienen relación entre sí, y se trató de ataques dirigidos.

En lo que va del mes, resaltó, suman apenas una tercera parte de las ejecuciones contabilizadas el mes anterior.

«Estamos a día 19 y en estos diez y nueve días llegamos a una tercera parte de los homicidios del mes pasado, y el mes pasado fue un 40 por ciento menos que el mes antepasado», subrayó.

«No quiere decir que ya se resolvió el problema del homicidio pero llegamos una ruta hacia la baja que tenemos que continuar».

«Lo que sucedió antier fueron cuatro homicidios diferentes, no están ligados entre sí», puntualizó.

Indicó que con base a las investigaciones, se estableció que las víctimas fueron ubicadas y perseguidas.

Los casos no fueron al azar o por equivocación

«Los cuartos fueron atentados directos, los cuatro fueron personas que fueron personas localizadas, reconocidas, esperadas por los agresores, y luego vinieron los cuatro atentados», dijo.

Respecto al fallecimiento del menor, aseveró que existe la indignación de que los criminales no respeten ni siquiera la vida de los niños.

«En el tema del menor obviamente estamos muy indignados, muy molestos porque nadie tiene derecho de asesinar a otro y menos a un niño».

«Esa gente tarde o temprano va a terminar en la cárcel o muerto, porque así acaban todos. No se va a quedar así», recalcó.

Es de destacar que ya se contactó con la madre del menor fallecido, mientras que el padre, quién recibió varios impactos de bala, sigue hospitalizado en estado de gravedad.