Más que recaudar, los impuestos verdes buscan regular las empresas y fábricas que contaminan, aclaró el gobernador Samuel García Sepúlveda

El mandatario estatal señaló que no se afectará el bolsillo de los nuevoleoneses y en cambio se mejorará la calidad del aire.

Lo anterior toda vez que se incentivará a las fuentes contaminantes a invertir en procesos verdes.

«Los impuestos verdes es lo que se llama impuestos regulatorios, no buscan recaudar, más bien lo que quieren es incentivar a las empresas y fábricas que contaminan, a invertir en filtros, calderas o en procesos verdes en lugar de pagarle al estado una cuota», dijo.

«Por eso hemos dicho que si todos somos parte del problema, todos somos parte de la solución, todos están a favor de este impuesto, es un impuesto verde, inteligente que no afecta al ciudadano», expuso.

Detalló que a las pedreras se les cobrará 1.5 cuotas UMA’s, que serán destinados a reforestar el daño que ocasionan sus extracciones.

Asimismo, se aplicará una sanción de 2-79 cuotas a las casi 260 fábricas y 22 pedreras contaminantes, en caso de exceder la norma ambiental.

Cero tolerancia

Se tendrá cero tolerancia a quienes emitan contaminantes al aire y afecten el subsuelo.

«Con ese dinero echaremos a andar programas de aire limpio, programas de medio ambiente, de movilidad que logren reducir completamente o mucho en parte la contaminación de Nuevo León», afirmó.

Por último, se cobrarán 1.10 cuotas a quienes contaminación al suelo, subsuelo y al agua, residuos sólidos, el control de volúmenes especiales que avientan a los rellenos sanitarios.