Por Francisco Tijerina Elguezabal

“La práctica debería ser producto de la reflexión, no al contrario.” // Hermann Hesse

El que un diputado presente una iniciativa de reforma de ley en la ventanilla de la Oficialía de Partes del Congreso no debería ser noticia, por el simple y sencillo hecho de que forma parte del trabajo para el que se le paga.

Son muchos los legisladores que piensan que desquitan el salario con ir a presentar iniciativas que luego dejan en el olvido y que terminan engrosando el enorme rezago que por años ha tenido el Poder Legislativo.

Y es que presentan nimiedades y tonterías que no aceptan el mínimo análisis por carecer de sustento.

Ahí tiene usted al coordinador de los diputados naranjas, Eduardo Gaona, presentó ayer una iniciativa a la Ley General de Salud, pidiendo sanciones administrativas de 200 a 300 UMAS, alrededor de 18 mil pesos, a quien expida y a quien adquiera certificados falsos de vacuna anti-Covid.

Al margen de que el asunto es del ámbito federal, por lo que de entrada tendría que regularse primero en todo el país y después en Nuevo León, alguien tendría que avisarle al cándido diputado que su idea no tiene ni pies ni cabeza.

¿Contra qué base de datos pretende el legislador verificar la validez de esos certificados? ¿Es que nadie le ha avisado que hay un sainete y los registros no están completos o existe una buena cantidad de errores? ¿Pretende Gaona discriminar a los miles de nuevoleoneses que optaron por vacunarse en Estados Unidos?

Antes de andar asustando con “El Petate del Muerto”, el diputado anaranjado debería promover un exhorto al Gobierno Federal para acelerar la vacunación y diseñar un registro efectivo de vacunación que brinde certidumbre y confianza.

No diputado, usted va en contra de la circulación. No es con multas y amenazas como va a terminar con los problemas, pónganse a jalar, arreglen su sainete y luego platicamos.

ftijerin@rtvnews.com