Solicitan revisar en el sitio web www.icvnl.gob.mx placas del vehículo a adquirir para evitar fraudes.

Este pasado martes el Instituto de Control Vehicular denunció una serie de irregularidades relacionadas con la inscripción ilegal de vehículos en el Registro Público Vehicular, del Secretariado Ejecutivo Nacional de Seguridad Pública.

De acuerdo con el ICV, tras una investigación que arrancó en 2020, gracias a la información recabada durante el programa ICV Drive Thru, se detectó que el REPUVE inscribió irregularmente en su base de datos 776 vehículos supuestamente con placas de Nuevo León. Sin embargo, estos vehículos nunca se registraron en este Instituto. Ni la numeración de sus placas concuerdan con las asignadas, adquiridas, ni utilizadas en esta entidad.

Los automóviles se inscribieron mediante usuarios ajenos al ICV y a los asignados por dicha plataforma al Estado de Nuevo León.

El listado de vehículos, con su Número de Identificación Vehicular, características y la numeración de placa falsa que ostentan se remitieron por el ICV a las autoridades de seguridad, procuración de justicia, vialidad y tránsito de los tres órdenes de gobierno. Esto, con el fin de lograr su detención, ya sea en tránsito o al realizar algún trámite ante éstas.

Asimismo, se pone a disposición de la comunidad en general para su consulta en la página www.icvnl.gob.mx/placasrepuve .

Luego del aviso a las autoridades, hasta este lunes se recuperaron 12 vehículos de este listado.

Ante esta situación, y dado que es común que en la compraventa de vehículos se utilice el REPUVE como referencia para revisar el registro de los vehículos, el ICV exhorta a la ciudadanía a que, antes de adquirir un vehículo con placas de Nuevo León revisen sus antecedentes directamente en la página web www.icvnl.gob.mx o en sus delegaciones, para evitar ser víctimas de fraude o, en el peor de los casos, terminar vinculados a proceso penal por la presentación de vehículos con documentación apócrifa.

LA INVESTIGACIÓN

A partir de septiembre de 2020, aprovechando la colaboración con autoridades de Seguridad Pública, FGJE y la Unidad de Comercio Exterior de la Tesorería, se llevó a cabo el ICV Drive Thru, una campaña en Parque Fundidora, dedicada a registrar en Nuevo León vehículos modelo 2006 o anteriores con o sin documentos, y de todos los modelos procedentes de otros estados de la República.

Este programa se dio en un contexto en que la emergencia sanitaria forzaba a buscar formas alternas de atención a la ciudadanía que permitieran condiciones de seguridad sanitaria adecuadas. Pero esto, sin vulnerar las verificaciones a los que deben someterse los vehículos que buscan registro en el Estado. Ya que REPUVE anunció ese mismo mes que quedaría temporalmente fuera de operación, debido a problemas técnicos.

Gracias a esta operación se detectaron unidades que presentaban láminas metálicas que, aunque a primera vista podrían resultar similares a las placas de identificación expedidas en Nuevo León, su numeración y características de seguridad no correspondían con las autorizadas por la entonces Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

Sin embargo, a diferencia de otras láminas falsas que se detectaron anteriormente por el ICV en diversos trámites y operativos, estas se registraron en la plataforma del REPUVE, cuyo propósito, según la Ley que le da origen, es otorgar seguridad pública y jurídica a los actos que se realicen con vehículos a nivel nacional.

De acuerdo con datos obtenidos por el ICV durante la investigación de estos casos, los registros de estos vehículos tenían la peculiaridad de que, a pesar de mencionar que contaban con placas de Nuevo León, en el campo “Institución que lo inscribió” señalaban autoridades como la Secretaría de Finanzas del Estado de Guerrero, AGA (Administración General de Aduanas), o diversas armadoras de vehículos.

Ante esto, el ICV inició una investigación sobre los vehículos inscritos en REPUVE, misma que condujo a que el 20 de julio de 2021, el ICV solicitara a esta plataforma la entrega de la base de datos con todos los registros que señalaran a Nuevo León como “Entidad que emplacó”, la cual se entregó al estado el 30 de julio del presente año.

A continuación, el Instituto realizó el cotejo de los registros contra las bases de datos de vehículos activos en el Estado, así como de todos aquellos que alguna se registraron en Nuevo León.

Para ello se compararon los Números de Identificación Vehicular y las placas contenidas en todos los registros, y se logró la identificación de 776 unidades que nunca formaron parte del padrón vehicular estatal. Además, la numeración de sus placas no corresponde a las que en algún momento se autorizaron por la referida SCT para su uso en Nuevo León.

Si bien en la base de datos proporcionada por REPUVE estos vehículos aparentaban haber sido inscritos por usuarios de Nuevo León, al consultar uno a uno los registros de estos vehículos, se logró determinar que 655 fueron inscritos por el estado de Guerrero; 16, por Veracruz; 15 por Nissan Mexicana; 10 por la AGA (Administración General de Aduanas), y el resto por otras entidades y plantas armadoras de vehículos.

De este hallazgo dio aviso el ICV a las autoridades de seguridad pública, procuración de justicia, vialidad y tránsito de los tres órdenes de gobierno, incluyendo el listado completo de placas y números de identificación vehicular registrados irregularmente.

EL MODUS OPERANDI

De acuerdo con entrevistas realizadas por el ICV y las autoridades de Seguridad y la FGJ a los detenidos por presentar vehículos de este caso, se pudo conocer la forma en que operan quienes comercian con estas unidades con placas apócrifas.

Según indican, estas unidades se comercializan a través de redes sociales, principalmente en Facebook, por personas que dicen ubicarse en la Ciudad de Saltillo.

Una vez contactados, realizan la entrega del vehículo en algún punto de Monterrey, con documentación como tarjetas de circulación y recibos de pago falsos.

Luego de la entrega, los vendedores cortan toda comunicación con el afectado y lo bloquean de las redes sociales para evitar ser ubicados.

Al presentarse en delegaciones del ICV para realizar el cambio de propietario, los compradores y vehículos se detienen y remiten al Ministerio Público junto con los documentos falsos presentados para el trámite.

LOS DOCUMENTOS FALSOS

Para simular la legalidad de los vehículos inscritos irregularmente, suelen entregarse a los compradores con placas metálicas que, si bien se asemejan a las oficiales, carecen de medidas de seguridad, como los hologramas con el escudo de armas del Estado, logotipo del ICV y código fiscal del Estado.

Asimismo, las series que presentan esas placas son en realidad caracteres aleatorios que no corresponden con alguna de las autorizadas en algún momento para usarse en Nuevo León.

Además, la elaboración de las placas resulta rudimentaria, con defectos en los troqueles, errores ortográficos e inconsistencias en sus características.