Por Obed Campos

Pues resulta que el personaje político de la izquierda que ha alcanzado mayor presencia en Nuevo León, les guste o no, es la joven diputada Anylú Bendición Hernández Sepúlveda, y ante ese flashazo cegador, sus querientes y malquerientes aún se preguntan que cómo es esto posible, si “la morrita” es la coordinadora del Partido del Trabajo en el Congreso del Estado… Pero es la innegable estrella de Morena tanto en lo legislativo como en la vida política del partido de López Obrador en la entidad.

Curiosas noticias que aunque suceden en esta esquina del rancho regio, tienen impacto nacional… y no son del agrado de todo el mundo.

Se sabe y no es ningún secreto, que los principales malquerientes de Anylú son “el junior” Waldo Fernández, diputado local plurinominal, y Jessica Elodia Martinez, diputada de representación proporcional, quienes la despojaron de su bancada no más porque ya amaneció.

Pero hay hechos que muestran que la joven legisladora Anylú, realmente es quien lleva el peso en estas tierras regias de la Cuarta Transformación y hay que remarcar que carga con las simpatías del presidente Andrés Manuel López Obrador.

De tal manera que ni Fernández, ni la impositora coordinadora morenista Jessica Martínez, son realmente tomados en cuenta para nada en los eventos organizados por personalidades del mismo CEN Nacional morenaco.

Ahorita que está de moda todo el tema de la famosa Revocación de Mandato, que en su organización para ser honestos, aquí en el norte del país, se lleva a cabo con ritmo lento, todos los estados están al pendiente de los designios de la Suprema Corte en su decisión que deberá resolver al INE si está en condiciones de apoyarlo para su organización en marzo del 2022, ya que se quejan que no completan con las millonadas autorizadas al momento y que ocupan más lana.

Pero volviendo al tema que nos compete, cada vez que viene algún senador, diputado federal o asesor del CEN, todos ellos ligados a la organización de dicho evento, siempre figura la ahora ex candidata de Morena a la gubernatura, Clara Luz Flores, quien es la cabeza responsable y siempre con ella a su lado, la diputada Anylú Bendición.

Aquí queda claro que el Waldo que todos conocemos, el jala para Waldo nada más, aunque se enrolle en la bandera morenista que nadie le cree ni el bendito. Y eso que Waldo es buen orador, sí, y es un encantador de serpientes nato, pero de allí que alguien del medio o los mismos ciudadanos crean que es un guía o gurú de la 4T, la verdad es que está a años luz de tener esa credibilidad… Y esa calidad.

Waldo es un abogado de medio pelo que supo moverse con algunos empresarios y ha ido colándose en ese mundo, al que lo introdujo su madre, quien fue la que le montó el despacho de abogado, pero nadie olvida que últimamente le mordió no solo las manos sino todo completo a la confianza de la ex candidata a la gubernatura, Clara Luz.

De igual forma, imaginen ustedes el nivel de crédito que tiene el Waldo, que solo se sabe es buen localizador de perros o detective de huellas caninas… Y con eso se ganó la cuenta de un corporativo.

Pero qué podemos hablar de Jessica Martínez, un personaje más insípido, o insípida, por aquello de ya saben ustedes qué. Martínez nos recuerda a aquel niño que le pegó a su mama por la espalda.

Pues son este par de diputados no elegidos por el pueblo, quienes supuestamente representan a Morena a Nuevo León. Pero los que le saben a la grilla, saben que esa representación se da solo en el papel o en trámite mediático, y es que únicamente representan los intereses de los otrora “concesionarios” del partido en estas tierras, es decir, Mario Fernández, Horacio Flores y Berta Puga.

By the way, como dicen los jóvenes, de la Ciudad de México me confían que estos tres personajes tienen sus días contados en la mal lograda dirigencia estatal morenista ya que los mandos partidistas no se ha olvidado que en octubre del 2019 perdieron aquella elección interna para elegir el nuevo consejo, escándalo que también salpicó a Yeidckol Polevnsky Gurwitz.

Y como dice el refrán, no hay fecha que no se cumpla y plazo que no se venza, por lo que se repetirá en el 2022 y será el mismo resultado, me dicen mis insiders

Solamente que el partido cambiará de timón en el estado y el rumbo lo dictarán Clara Luz y Anylú Bendición. Y digan que se los dijo un loco.