El queso Oaxaca o quesillo es uno de los ingredientes favoritos para preparar antojitos mexicanos y cada vez es más común encontrarlo en restaurantes de Estados Unidos.

De acuerdo con una investigación que realizó Datassenial las menciones al queso Oaxaca en los menús de los restaurantes estadounidenses han aumentado un 48% en los últimos cuatro años.

En muchos lugares del norte de América el queso Oaxaca se esta combinando con la birria y forman el popular platillo ‘quesabirria’.

Los tacos de quesabirria combinan la carne de birria con el queso Oaxaca.

Según los productores de queso Oaxaca, este producto es un ‘queso altamente sensorial’ pues involucra varios sentidos como el olfato, el gusto, la vista y el tacto.

La textura del queso debe ser firme y se reconoce por la hebra. Además tiene una apariencia brillante y un aroma un poco ácido.

¿Cómo se elabora el queso Oaxaca?

El proceso de elaboración es artesanal pues se amasa y estira la leche cuajada y fundida de la vaca hasta conseguir los característicos hilos.

Primero se combina la leche fresca y la ácida para adquirir elasticidad. Después se le agrega calcio y cuajo y una ves que cuaja se separa el suero de la pasta.

Se vierte agua caliente a los cubos de cuajada para fundirla, amasarla y después estirarla en largas tiras. Finalmente se aplica agua fría para detener la fundición, se agrega sal y se enredan las tiras para formar las bolas de queso Oaxaca.