En apoyo de las internas y sus pequeños hijos, Nuevo León inauguró el Centro de Atención Infantil del Penal Femenil.

De visita en el reclusorio, Aldo Fasci Zuazua, secretario de Seguridad en el Estado, y Mariana Rodríguez Cantú, titular de la Oficina Amar a Nuevo León, cortaron el listón inaugural.

Consuelo Bañuelos, fundadora y directora de la Asociación de Promoción para la Paz, indicó que se trata de un llamado de esperanza.

«En el marco del día internacional de los Derechos Humanos es un llamado a la esperanza, justo estamos aquí frente a un lugar de la esperanza, un lugar que abre la puerta de los grises», dijo.

«Hoy es especial, el compromiso es distinto y ahora estamos aquí para inaugurar un lugar de paz, un lugar que rompe el ciclo de violencia, que nuestros niños y niñas ya no continúen con ese ciclo de violencia, un lugar que abre la puerta a los hijos e hijas de quienes hoy están privadas de libertad física, pero que tienen una mente y un corazón libres», manifestó.

Realizarán diversas actividades

El lugar, refirió Raúl Salvador Ferráez Arreola, titular de la Agencia de Administración Penitenciaria, permitirá que niñas y niños de las féminas privadas de su libertad reciban apoyo psicomotor y actividades propias de acuerdo a sus edades.

«Anteriormente las actividades se realizaban en sus módulos en áreas reducidas, esto les va a permitir a las mujeres privadas de la libertad tener a sus hijos en este espacio mientras realizan diversas actividades», expresó.

Es de destacar que en el Centro de Readaptación Social habitan alrededor de 400 reclusas y 15 niños de cero a tres años.