La cercanía de la navidad ocasionó que este sábado cientos de conductores saturaran la autopista Monterrey-Laredo.

Los regios buscaban salir de Nuevo León a Tamaulipas y posteriormente al vecino país de los Estados Unidos.

Desde temprana hora, los automovilistas comenzaron a desplazarse por esta vía ocasionando filas kilométricas.

De acuerdo con las autoridades de la Guardia Nacional, la aglomeración abarcaba hasta el municipio de Sabinas Hidalgo.

Eran filas y filas de tráileres, camionetas, automóviles, autobuses, toda clase de vehículos auto motor.

Para poder llegar hasta Nuevo Laredo en Tamaulipas, los conductores, muchos de ellos con sus familias, tuvieron que esperar casi una hora para poder llegar.

«El trafico está tremendo, peor que otras ocasiones, vía Google vimos que estaba esto colapsado y pedimos una alternativa y nos desvió por la carretera a Colombia y así pudimos llegar, fue mucho más rápido», indicó Sonia Marroquín.

Y aunque muchos pensaban que el «viacrucis» había terminado, de nueva cuenta se toparon con un problema.

El puente para cruzar la frontera estaba muy saturado, también por cientos de personas que iban de compras.

Conforme pasaban los minutos, la situación lejos de presentar una mejoría iba empeorando aún más.

El problema se saturó debido a que el personal de las casetas solamente tenía abiertas dos de las cajas.

Esto estaba provocando que se registrara una larga fila, en donde la gente tardaba entre 40 a una hora para poder cruzar.

«El problema viene desde la organización de este lugar pues solamente tiene abiertas dos cajas, esto está complicando mucho, hasta 40 minutos llevamos en la fila y no hemos podido llegar», aseveró, Mario Treviño.

Los trabajadores de la caseta coincidieron en que este es el primer fin de semana de diciembre que se registra un alto flujo de viajeros.