A partir del próximo año, las empresas contaminantes tendrán que pagar impuestos y las casas de empeño, así como los adictos al juego, tendrán que cubrir un gravamen.

El pleno del Congreso aprobó durante la sesión de este lunes la Ley de Hacienda del Estado, en donde claramente señala establecer un Impuesto Ambiental por Contaminación en la Extracción de Materiales Pétreos.

Esto causará con una tasa de 1.5 cuotas por cada metro cúbico o fracción que se extraiga, por medio de trabajos a cielo abierto en el territorio del Estado.

Los legisladores fueron tajantes al señalar que el objeto de este impuesto lo constituye la extracción, explotación o aprovechamiento de materiales pétreos, que no sean concesibles por la Federación y que constituyan depósitos de igual naturaleza a los componentes de los terrenos.

«Se dictamina favorablemente establecer un impuesto que grave las emisiones a la atmósfera de contaminantes que sean generados por diversas actividades y procesos productivos que se desarrollen en el Estado y afecten el territorio del mismo, con una tasa de 2.79 cuotas por cada tonelada o fracción de partículas emitidas», dijo la diputada Norma Benítez, presidenta de la Comisión de Presupuesto.

Castigarán las emisiones de contaminantes

Se contemplan impuestos ecológicos, establece el dictamen, por la contaminación ambiental, por la emisión de contaminantes a la atmósfera, suelo, subsuelo, y agua para mitigar los daños a la salud de los neoleoneses y mejorar la calidad del aire.

Se otorgan facilidades administrativas que incentiven que quien se encuentre en regla, se le facilite el cumplimiento, procurando no afectar la competitividad.

Otro de los impuestos que el estado va a aplicar para obtener recursos será a las Erogaciones en Juegos con Apuestas.

El gobernador Samuel García Sepúlveda presentó la propuesta aprobada, que fue la de incrementar este impuesto de un 10 a un 15 por ciento.

Cabe destacar que, los empresarios de las casas de apuesta no están conformes con este incremento al señalar que vienen saliendo de una pandemia. E incluso, el aumento de este impuesto pegara en los bolsillos de la gente que acude a este tipo de establecimientos.

Las casas de apuestas tendrán que instalar letreros en sus cajas, para que la gente esté enterada de que se les van a retener más impuestos.

Es decir, si antes de 100 pesos que utilizan para jugar, solo les dejan 90, los 10 restante lo pagan al Estado, con la modificación que quieren implementar, ahora les quitarían 15 por ciento.