El conjunto de las Rayadas, dirigido por Eva Espejo, se sobrepuso a todo y terminó ganando la final, en calidad de visitante por primera ocasión en su historia y su segundo campeonato de la institución.

Los primeros 15 minutos ambos equipos se mostraron cautos, nadie imponía condiciones y el balón les duraba poco, la intensidad y los nervios estaban a flor de piel de las jugadoras.

Conforme pasaron los minutos las «Amazonas» fueron imponiendo sus condiciones en el terreno de juego, cargando el terreno a su favor así como también la posesión del esférico.

A pesar del dominio de Tigres, Rayadas tuvo la más clara al final del primer tiempo, en un error garrafal de la defensa felina regalando el balón a Diana Evangelista, quien dejó sola a Monsiváis frente al arco, pero gracias a una gran reacción de Cecilia Santiago quien achicó el arco a gran velocidad provocó que el error no les costará caro a la universitarias.

La jugada que marcó la segunda mitad fue al inicio del mismo, cuando la portera Godínez salió a por todas por un balón, llevándose puesta a Katty Martínez quien tuvo que salir de cambio, entrando al quite Fernanda Elizondo quién le dio un dinamismo diferente al ataque.

Tigres se fue al frente en todo el segundo tiempo, siendo el equipo que más propuso pero las Rayadas aguantaron cada uno de los embates de las felinas que sufrieron de la ausencia de su mejor jugadora en ataque, Stephany Mayor.

90 minutos no fueron suficientes para definir al campeón de la Liga MX Femenil, llevando a una nueva definición por penales, siendo la tercer final que se define por esta vía como lo fue en el Clausura 2018 y el torneo Guardianes 2020, ambas finales ganadas por el equipo de Tigres.

La tercera fue la vencida para las Rayadas, con una Alejandría Godínez en plan grande, atajando dos penales, uno a Nancy Antonio y otro a Jaqueline Ovalle.

Monsiváis, Cadena y Rebeca Bernal cobraron con mucha tranquilidad cada uno de los penales poniendo el balón alejado de Cecilia Santiago que adivinó cada uno de los cobros pero no llegó en ninguno.

Con esto, Rayadas consigue su segundo título, ambos a costa de Tigres Femenil, y Eva Espejo se convierte en la primera entrenadora en ser campeona de la Liga MX Femenil.