Luego de cinco meses de estar escarbando para reconectar a la red 22 pozos de agua que se encuentran debajo el centro de la ciudad de Monterrey, Agua y Drenaje informó que este miércoles inician con la utilización de los primeros seis pozos.

Juan Ignacio Barragán, director de la dependencia estatal, aseveró que iniciarían con el resto la próxima semana.

Señaló que solo están a la espera de que la Comisión Federal de Electricidad culmine con la instalación del sistema de energía para poner en marcha con la totalidad de los pozos de agua que suplirían el agua que sustraían de la Presa Cerro Prieto y de La Boca.

«Este miércoles iniciaremos con la conexión de los primeros seis pozos de 22, comenzarán a bombear el agua, serán más o menos 250 litros por segundo, la próxima semana estaría el resto, en este momento estamos esperando que CFE nos de la libertad para poder conectar las líneas eléctricas».

«Estos primeros seis pozos estarán trabajando con plantas de emergencia y ya una vez subsanado el problema de la energía eléctrica se podrá meter los demás», señaló.

Pozos resolverán problema del agua, aseguran

El funcionario estatal aseveró que una vez que estén reconectados los 22 pozos de agua a la red estarían resolviendo el problema de agua y se les daría un respiro a las presas ubicadas en Linares y Santiago.

«Una vez reconectados los 22 pozos estaríamos obteniendo 760 litros por segundo, de estos pozos, tenemos otros 25 o 26 en proceso de incorporación».

Cabe destacar que en el mes de marzo se incorporaron a la red de agua 23 pozos que aportan 800 litros por segundo, lo que representa el 35 por ciento que aportaba Cerro Prieto, ahora con estos 22 pozos se estaría solventando el 78 por ciento de lo que proporciona ese vaso ubicado en Linares.

«Con estos pozos vamos a poder reducir la extracción de la Presa Cerro Prieto y de la presa de la Boca y de esta manera evitar prolongar la vida útil que nos queda de estos dos embalses».

«En la medida de que vayamos incorporando más pozos, se ira prolongando estas dos presas y la estrategia es, si las condiciones climáticas nos favorecen, es decir que tengamos algunas precipitaciones, no tenderemos problema de abastecimiento de agua«.

«Estamos trabajando para incorporar suficientes fuentes de abasto alternativas y emergentes para evitar caer en una situación de crisis», puntualizó el funcionario estatal.

Barragán señalo que ya varias empresas se han acercado para ofrecer sus pozos a la paraestatal en caso de que se necesite sustraer más agua, para evitar la agonía de las presas de Nuevo León.