Aquellos que tuvieron que salir temprano este primer día del año vivieron la odisea de esperar por más de una hora el camión que los llevara a sus destinos.

Las diferentes paradas de camiones del área metropolitana lucieron un tanto aglomeradas, pues la espera fue larga.

Por ser día festivo, la disponibilidad de unidades en la calle se redujo al 50 por ciento.

Escenario que vino a golpear aún más, dado que en día normal las frecuencias de paso son ya de por si distanciadas.

Los usuarios reprobaron la medida tomada por los transportistas, argumentando que perjudican a un gran número de personas y con ello sus tareas diarias, dado a que los camiones son su único medio de transporte

«Si de por sí ya era un problema esperar los camiones durante este día, ahora imagínese con la reducción, vamos a pasarnos un buen rato aquí», expresó un usuario.

Por último, urgieron al gobierno tomar medidas lo más pronto posible y acabar con la problemática.