Tras los festejos de Nochebuena y Año Nuevo, en la segunda y tercera semana de este mes, podría Nuevo León tener una crisis de contagios, por la cuarta ola de Covid-19.

Alma Rosa Marroquín Escamilla dijo que por ello no descartan cierre completo de establecimientos.

La funcionaria estatal advirtió que es probable que, al crecer el número de contagios en la entidad, el número de hospitalizaciones también se incremente.

«Tenemos que esperar una o dos semanas para ver en principio el efecto de fin de año en cuanto al número de casos. Y, en segundo, que complicaciones se puedan presentar después de 15 días», dijo.

«Estos datos van a ser nuestro indicador que nos va a marcar la pauta para la toma de decisiones en las próximas semanas», dijo.

Asimismo, comentó que el alto porcentaje de personas vacunadas con esquema completo puede hacer que no haya complicaciones tan severas.

«Seguramente estas próximas dos semanas vamos a tener un mayor número de casos», dijo.

«Y que nuestra crisis posiblemente la veamos a mediados de enero o la tercera semana de enero. Ahí es cuando vamos a empezar a ver las hospitalizaciones y las complicaciones».

«Es prematuro hablar de si va haber restricciones totales o confinamiento. Puesto que como lo hemos comentado tenemos como datos positivos que al menos 80 por ciento de la población tiene esquema completo de vacunación», añadió.

Marroquín Escamilla dijo esperar que la cuarta ola pase rápido y en febrero comiencen a bajar los contagios y las hospitalizaciones por la vacunación.

Por ello, dijo que el Comité de Seguridad en salud evaluará las medidas para poder tener un regreso a clases de manera segura.

Para concluir, señaló que el Gobierno trabajará en la coordinación las secretarías de Movilidad y Economía en referencia a los horarios escalonados en los transportes públicos y buscarán dar más detalles esta semana, en busca de concretar un plan para evitar un repunte en los casos.