Ciudadanos de Guadalupe y San Pedro reaccionan al aumento del predial, el cual incrementó pasando el tope marcado por el Congreso local.

Habitantes de las ciudades de Guadalupe y San Pedro hicieron notar su rechazo al aumento del impuesto predial, que supera lo aprobado por el Congreso del Estado, llegando hasta un 8000 por ciento de alza. El Legislativo local aprobó que Guadalupe aumentara el predial un 49 por ciento, pero ya en la práctica el efecto fue otro. De acuerdo con Emiliano Aguilar, ciudadano de esta municipalidad, de 245 pesos ahora tuvo que pagar mil 280, es decir, más de dos mil pesos que el año anterior. Respecto a su caso, el municipio no ofreció ninguna explicación; informó MILENIO.

Por su parte, Juan Loredo, entrevistado por MILENIO en la Tesorería de Guadalupe, sostuvo que de un 49 por ciento acordado estaban viendo aumentos de un 200 a 300 por ciento. De acuerdo con los ciudadanos, estos aumentos están muy alejados de la realidad de la infraestructura del municipio, donde las calles están llenas de baches, basura, y las escuelas dañadas; donde impera la inseguridad y la violencia, y lo que se paga no se refleja para bien del contribuyente, añadió González.

En el caso del municipio de San Pedro, MILENIO entrevistó a algunos contribuyentes, como doña María Dolores, que en su opinión respecto al incremento del predial, no se está considerando la situación particular de los ciudadanos, en su caso, una mujer viuda que sólo vive de su pensión. En general, las personas de la tercera edad que están siendo afectadas por el alza del predial son constantes, así como con la señora Natividad y su esposo, también entrevistados por MILENIO. Ellos sostuvieron que su caso es «muy difícil», pues su pensión es muy baja; él tiene 80 años y ella 72. Lo que piden los ciudadanos es que las autoridades «se tienten el corazón», y critican que no se les haya consultado o tomado en cuenta para el aumento del impuesto.

Por tal motivo, algunos ya preparan la interposición de amparos. En opinión de un habitante del centro de San Pedro, al alcalde Miguel Treviño de Hoyos «ya no le salieron las cuentas» de sus proyectos. La recaudación es un golpe al bolsillo del ciudadano, y no se realiza de forma correcta. Así como este ciudadano, quienes no estén de acuerdo el los «modos» en que la autoridad está haciendo la recaudación, deberán llegar a instancias legales.

Con información de MILENIO.