Diversos medios nacionales y extranjeros cuestionan a la empresa Juego de Pelota, quien participa en el proyecto del nuevo estadio de los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León. César Esparza Portillo, socio principal de la compañía, se perfila para convertirse en el “socio incómodo” del nuevo Volcán.

El Club Tigres, representados por Sinergia Deportiva, los directivos de la institución –Mauricio Doehner y Mauricio Culebro–; así como también el rector de la UANL, Santos Guzmán; directivos de Populous, representados por Emiliano Cevallos y Juego de Pelota, cuyo socio principal es César Esparza; también Samuel García, gobernador de Nuevo León, y su esposa Mariana Rodríguez, acudieron a la firma del proyecto del nuevo hogar felino.

¿El “socio incómodo”?

En octubre del año pasado El Diario de Yucatán publicó: “César Esparza Portillo, socio principal de la empresa Juego de Pelota Inc., responsable del polémico proyecto para construir el Estadio Sostenible de Yucatán (y del estadio Tigre) , enfrenta, al parecer, serios problemas en Verona, Italia, para cumplir su ofrecimiento de levantar ahí un nuevo y moderno campo de fútbol, muy parecido al propuesto para Mérida.

“Concejales de esa ciudad (equivalentes a los regidores de los cabildos en México) han dicho a la prensa de Verona que la propuesta de Esparza Portillo y de su empresa Nuova Arena di Verona, SRL., es un ‘proyecto fantasma’, que no ha podido avanzar nada desde que se anunció hace más de dos años y medio, que solo buscaría la especulación inmobiliaria y comercial y que por eso debería ser cancelado”.

El medio de comunicación también explicó: “El empresario César O. Esparza Portillo, el principal promotor del Estadio Sostenible de Yucatán, nunca ha hecho un estadio y tampoco tiene antecedentes sólidos en ese ramo, según datos recabados por Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia.

“En 2010, por ejemplo, a través de su empresa Íconos Sustentables, presentó un proyecto para construir otro estadio de fútbol en Monterrey, pero nunca logró concretar la idea. Para 2019, el mismo César Esparza Portillo, ahora por medio de otra de sus empresas, Juego de Pelota Inc, anunció la construcción de un nuevo estadio de fútbol en Verona, Italia, pero igualmente ese proyecto se encuentra trabado por distintas razones.

“(…) Juego de Pelota Inc manifiesta tener su domicilio en un piso de un edificio de Nueva York, administrado por una empresa estadounidense especializada en la renta de espacios de oficina, desde presenciales hasta coworking y oficinas virtuales.

“No se sabe con exactitud la fecha y lugar de la creación de Juego de Pelota Inc, pero desde hace tiempo la firma abandonó sus redes sociales y no proporciona su teléfono de contacto”.

El Caso Verona

Es un proyecto inverosímil, entre otras cosas porque la empresa que lo gestiona no tiene la capacidad financiera necesaria, dice Michele Bertucco, concejal del Ayuntamiento de Verona. 

Se trata de una pequeña compañía, de reciente creación, con un capital social de 10,000 euros, embarcado en una obra que implica una inversión de 120 millones de euros, añade.

“No somos los únicos que cuestionamos la capacidad del empresario César Esparza Portillo para gestionar nuevos estadios”, explica Bertucco.