Por José Jaime Ruiz

@ruizjosejaime

El estadio de los Tigres, ay, el estadio. Al gobernador Samuel Alejandro García Sepúlveda le comen las ansias, lo suyo es apresurarse, la premura lo habita. Así con la Carretera Interserrana; así el abrupto regreso a clases presenciales; así «extraer» del DIF Capullos al pequeño Emilio; así la ilusión de construir el estadio de los Tigres en su sexenio.

Samuel Alejandro dio el banderazo para la construcción de la Carretera Interserrana pero, a la manera de la vieja política, estos banderazos sirven para la foto, para el video, para las redes sociales, para la política ficción. Incluso todavía faltan por adquirir algunos predios.

En un chat interno de la administración estatal, el secretario general de Gobierno, Javier Luis Navarro Velasco, recomendó ser prudentes y esperar; Samuel Alejandro lo atajó y argumentó que eso era de la vieja política y Marco Antonio González Valdez, secretario de Desarrollo Regional, le hizo su plausible segunda al gobernador.

Ómicron mostró y demostró que el regreso a clases presenciales era sanitariamente imposible. Samuel Alejandro se apresuró, y de paso, le dio un llegue al magisterio al asegurar que por el Covid-19 se habían perdido dos años en la educación de Nuevo León, luego rectificó aceptando el esfuerzo educativo de los maestros. En su premura, el gobernador se equivocó. Ya registramos el récord de contagios con más de 6 mil casos.

Cada acción que involucre a Mariana Rodríguez Cantú primero tiene que pasar por una revisión jurídica, así se obviarían problemas posteriores, como los que padecen por sacar al bebé Emilio del DIF Capullos. Si Mariana realmente quiere ser impulsada al Senado, su actuación pública debe darse por nota porque los errores de hoy serán escollos a futuro. ¿Quién votaría por alguien que “extrae” a un bebé de Capullos exhibiéndolo en las redes sociales? Con este yerro, Mariana perdió simpatías.

El anuncio de la construcción del estadio de los Tigres parece una vacilada, política ficción en la cual cayeron el gobernador, el rector Santos Guzmán y Mauricio Doehner de Cemex.  El informado periodista deportivo, Miguel Ángel Arizpe, publicó:

 “Si ustedes piensan o están haciendo planes o ahorros para comprar un abono para el nuevo estadio de Tigres, permítanme informarles que ni se apuren, porque esto va para largo, y largo es largo.

“Me di a la tarea de investigar con los Judas Involucrados, y el estadio NO estará para el 2025 como César Esparza y su Juego De Pelota lo dijeron. Descarten al 100 por ciento que en ese año lo tendremos. Es más, ni para antes del Mundial del 2026 estará. Ni candidato virtual será, como ya lo informó la FMF el lunes, por la sencilla razón de que no estará para ese año… y ni creo que para el 27. Si se hace, y si bien nos va, el nuevo estadio felino lo estarían disfrutando los aficionados por allá del 2028. Y pa’l baile vamos.”

Así las cosas, la premura, la improvisación, el apresuramiento ni siquiera son malos consejeros, ni a consejo llegan. Prudencia, calma, serenidad, es lo que le falta a este gobierno y a nuestro gobernador le sobra mucho tiempo por delante y eso debe aprovecharlo.