En su columna Disensos, José Jaime Ruiz expone las dificultades que han tenido tanto administraciones municipales como el propio Gobierno de Nuevo León para contener la ola de inseguridad.

De acuerdo con Ruiz, Samuel sería cómplice del Bronco, al mantener en su puesto a Aldo Fasci, entre otros funcionarios ineficientes. Es el ejército el que ha tenido que enmendar el error y recomponer la estrategia municipal y estatal:

«En realidad, Colosio asume una derrota: Colosio, Samuel García y Aldo Fasci simplemente no pueden, no pueden contra la inseguridad. La delincuencia los rebasó, los derrotó, por eso el Ejército viene a rescatarlos y a rescatar el área metropolitana de Monterrey.»