Ante el aumento de la incidencia de la trata de personas en Nuevo León, Oswaldo Morales González ligó dentro de sus hipótesis este incremento con el alza en la pobreza, en la migración y en la violencia familiar. Además, según el director del Observatorio de Seguridad y Justicia del Consejo Nuevo León, esta escalada de la trata de personas en la entidad tiene relación con que aumentó el turismo sexual en la zona metropolitana. Y que Nuevo León es un lugar de paso para el tráfico de personas hacia otras entidades o a los Estados Unidos.

Dentro del reporte anual sobre incidencia delictiva en Nuevo León 2021, la trata de personas fue el delito con mayor incremento con 87.06 por ciento, y fue, junto a la violencia familiar, el aspecto señalado como reto para las autoridades en el año 2022.

“Algunas hipótesis para explicar la trata de personas y su incremento son el aumento en la pobreza, no solamente en Nuevo León, y esto hace que las personas sean más vulnerables a convertirse en víctimas de trata por sus carencias sociales.

“El aumento en la migración, y aquí ponemos el énfasis en las personas migrantes que llegan a Nuevo León y que son susceptibles a caer en redes o personas que las explotan; también desde luego la violencia familiar”, destacó.

De acuerdo con las estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (Sesnsp), el estado de Nuevo León cerró el año 2021 en el segundo lugar nacional en este delito. Solo por debajo del Estado de México que el año pasado sumó 178 casos de trata de personas con carpeta de investigación.

Mientras que según datos de la Fiscalía General de Justicia del estado, en el año 2017 apenas se tuvieron seis delitos de trata de personas en la entidad. Luego para el año 2018 la cantidad subió a 18, un alza del 200 por ciento; se pasó a 38 casos en el año 2019, ahora un incremento del 111.11 por ciento. Posterior a ello se incrementó la incidencia de este delito en el año 2020 en 26.31 por ciento, al pasar de 38 a 48, y aunque el Observatorio señaló un alza del 87.06 por ciento, en el año 2021 subió la trata de personas 89.58 por ciento, al pasar de 48 a 91 delitos.

Por otra parte, dentro del análisis del Observatorio, el especialista ubicó en el área de los agresores el internet, la cultura y el medio de escape como las hipótesis para explicar esta alza de la incidencia. Mientras que en sus hipótesis sobre el lugar, Morales González recalcó el incremento de turismo que busca prostitución, por lo que al aumentar la demanda existe un alza en la oferta, solo que en este caso “la oferta son personas”; y a que la entidad es lugar de paso para el tráfico de personas.

En su presentación, el director del Observatorio precisó que sobre la trata de personas en el Artículo 10 del Código Penal del Estado se refiere como: Toda acción u omisión dolosa de una o varias personas para captar, enganchar, transportar, transferir, entregar, recibir, alojar, a una o varias personas con fines de explotación.

En general, el reporte anual ubicó, como en años anteriores, a la violencia familiar como el principal reto a resolver, siendo que este delito abarca 26 por ciento de la incidencia delictiva que se denuncia en la entidad. En este rubro, Nuevo León cerró el año 2021 en el segundo lugar nacional en delitos contra la familia y en tercero en violencia familiar.

De los 21 delitos que analizan en el observatorio, señaló Morales González, 14 fueron al alza en el 2021 en relación al 2020.