Xiomara Castro rindió protesta como presidenta de Honduras, convirtiéndose en la primera mujer en ocupar el cargo; además de ser actualmente la única mandataria en América.

La presidenta llega al poder con grandes expectativas de provocar cambios en un país turbulento y en medio de la incertidumbre causada por una crisis legislativa que podría restarle el apoyo que necesita.

De 62 años y esposa del derrocado ex presidente Manuel Zelaya, Xiomara Castro puso fin a una supremacía de derecha con una coalición liderada por su partido, Libertad y Refundación (Libre).

«Doce años de lucha y 12 años de resistencia. Hoy inicia el gobierno de pueblo. Buenos días Honduras», escribió Castro en Twitter.

Horas antes de su toma de posesión, Castro utilizó sus redes sociales para informar a parte de los integrantes de su gabinete, entre los que destacan: José Carlos Cardona, secretario de Desarrollo e Inclusión Social y Rodolfo Pastor de María, secretario de Gabinete.

El desempleo, la violencia persistente, la corrupción, así como problemas con la salud pública y la educación son solamente algunos de los retos que aguardan a Castro.