Esto, debido a que a partir del 31 de enero, los automovilistas infractores de tránsito del municipio de San Pedro Garza García  deberán en forma obligatoria presentarse ante un juez, quien definirá la sanción, que puede ser una multa, trabajo comunitario o terapias o cursos, ayer el edil dio por menores de como operarían.  

Lo cual la Justicia Cívica se aplicaría para multas de exceso de velocidad, no traer el cinturón de seguridad y hablar por teléfono celular.

«Hay que venir ante el juez cívico a pagar la multa, o sino, hay que hacer trabajo comunitario, y si no se viene al juzgado cívico; a tal grado que en alguna reincidencia puede implicar la autoridad vaya por el ciudadano para que se acuda el juzgado cívico».

«En este municipio hay algunos miembros de la comunidad que no tienen  inconveniente  en pagar las multas, pero en ese caso no se puede estar encima de la norma, para quienes  quieren brincarse las trancas y pagar multas ahora además hay que estar presentes ante la autoridad», indicó el alcalde.

Y es que con el arranque de este modelo de justicia, los elementos de tránsito en lugar de entregar multas a quienes infrinjan el reglamento; expedirán citatorios para que los ciudadanos comparezcan ante un juez.

«La primera parte que es la comparecencia, que es un diálogo entre el juez y el infractor se trata de llegar a un acuerdo, a un entendimiento de la infracción; y si el infractor está conforme ahí termina, no es público; si el infractor queda inconforme entonces sí ya se hace una audiencia pública, que es abierta» explicó José Dávalos Siller, secretario de Ayuntamiento.

Dicho ello José Dávalos Siller comentó que en caso de que ignore los dos citatorios previos habría fallas con la justicia.

«La obligatoriedad (de comparecer) es en los tres supuestos que ya se han manejado; circular a exceso de velocidad, traer un aparato telefónico en la mano e ir conduciendo o no traer el cinturón de seguridad.