Por Obed Campos

Andrés Mijes Llovera, alcalde calientabancas de Escobedo, Nuevo León, le está saliendo con cuentas mochas a su líder moral, Abel Guerra y a su esposa, la también lideresa de ese municipio, Clara Luz Flores Carrales.

Y es que ayer, mientras en dos medios de comunicación salió, como no queriendo una nota en la que se destaca que Clara Luz fue reconocida en la ONU y (en la organización planetaria del Sistema Solar también) por sus estrategias contra la violencia durante la pandemia, acá en corto, en El Norte, se destacó (y bien destacado) que el municipio encabeza las cifras de los feminicidios… a nivel nacional.

Presuntamente Clara Luz Flores, quien fue alcaldesa de Escobedo y quiso llegar a la gubernatura, expuso en un foro virtual de la ONU sus brillantes estrategias de prevención, en busca de erradicar la violencia familiar durante la pandemia, foro en el que también participaron autoridades de Bristol, Inglaterra; Niterói, Brasil, y Durban, Sudáfrica.

Pero acá tras lomitas, el municipio de Escobedo cerró el año como la ciudad con más feminicidios en Nuevo León, y se ubicó en el Top 13 en México.

La nota de El Norte sí destaca “que en años anteriores el Gobierno municipal recibió varios reconocimientos nacionales e internacionales por temas de seguridad”.

Pero cita datos de la Fiscalía General de Justicia, en los que Escobedo rebasa al maltratado municipio de Juárez, a Monterrey y Guadalupe.

De hecho, de acuerdo a “datos compartidos por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP)…” Escobedo; Zapopan, Jalisco, y Naucalpan, Estado de México, están empatados en tan vergonzoso puesto.

No hay que perder de vista que Escobedo fue distinguido por su modelo policial en México, por lo cual Clara Luz encabezó en su momento la Conferencia Nacional de Seguridad Pública Municipal en el 2019, y hasta dio conferencias del tema en el extranjero.

Hay que recordar que Clara Luz renunció al PRI para buscar la gubernatura por Morena y arrastró con ella a muchos tricolores, incluido Mijes Llovera.

El que se quedó en el aire, porque nunca renunció al PRI, fue Abel Guerra, líder moral de Escobedo y marido de Clara Luz.

Así que el alcalde Andrés Mijes Llovera debe de entender que estar en la silla que actualmente ocupa, no es nada más mantenerla caliente.

Hay que mezclarle con tantita chamba.

@obedc
obedcampos@gmail.com