En su participación en Nuevos Cambios, el director de Agua y Drenaje, Juan Ignacio Barragán, explicó que el gobierno explota nuevos pozos para no tener que hacer cortes del servicio en la ciudad

Si no se presentan lluvias importantes en los próximos días en Nuevo León, el agua de la presa de La Boca tendría una duración de un mes y medio o dos, alertó Juan Ignacio Barragán Villarreal, director de Agua y Drenaje de Monterrey (AyD); publicó MILENIO.

En su participación en el programa Nuevos Cambios, conducido por Víctor Martínez, el funcionario aseguró que la entidad se encuentra en una situación crítica, y agregó que la presa Cerro Prieto tendría vida de 4 a 5 meses.

“En la actualidad tenemos la problemática en las fuentes que vienen de la región citrícola, es decir, la presa Cerro Prieto y la presa de La Boca, las cuales están a un nivel bastante bajo: la Cerro Prieto tiene alrededor de 10 por ciento y La Boca tiene por ahí del 26 por ciento.

“Con esa cantidad de agua, la presa Cerro Prieto, si no tenemos lluvias importantes, nos puede durar aproximadamente 4 a 5 meses como máximo, y la presa de La Boca probablemente un mes y medio o dos; si tenemos lluvias importantes esto cambiaría”, señaló.

Ante tal escenario, precisó Barragán Villarreal, el ideal es que no se tengan que realizar cortes de agua en el área metropolitana de Monterrey; comunicó MILENIO.

Explicó que dentro de las acciones que se realizan a nivel estatal se están reactivando pozos del siglo pasado, utilizando pozos someros, así como incorporando pozos que están obteniendo en calidad de préstamo de empresas de la localidad.

“Es una sequía parcial que nos afecta dos fuentes, el resto del sistema está funcionando bien, los pozos profundos de La Huasteca, pozos que se tienen en la ciudad, los pozos en Mina, los túneles en el municipio de Santiago y la presa El Cuchillo que está al tope de su producción de agua”, enfatizó.

Dentro de la emisión de este domingo de Nuevos Cambios, en que el tema central fue la crisis del agua en el estado, se contó, además, con la participación de Benjamín Limón, catedrático de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL); de Nerla Silva, académica de la Universidad de Monterrey (UDEM) y del diputado local por Morena, Waldo Fernández.

Un panorama desolador. Fuente: Milenio

Fernández manifestó que para llegar a una solución se debe generar un compromiso entre los poderes de la entidad y, sobre todo, dejar de politizar el tema del agua en Nuevo León.

“Hemos perdido la cultura del ahorro del agua, y el mayor problema es que se ha politizado el problema del agua, y estamos pagando por ello. Hace 10 años Rodrigo Medina planteó una solución, que a lo mejor no era la mejor, pero que tal vez hoy nos tendría en otra condición; de acuerdo con MILENIO.

“Tendríamos que hacer un compromiso el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo de no politizar esta discusión y buscar la solución, que no hay una solución definitiva, nunca va a haber una solución definitiva en una población que cada año crece en 100 mil personas”, indicó.

Por su parte, Benjamín Limón enfatizó el hecho de que hay que prepararnos para el futuro, y la necesidad de hacer acciones contundentes para que la comunidad esté consciente de que vienen sequías más prolongadas.

Nerla Silva, catedrática de la UDEM, puntualizó que es fundamental trabajar en conjunto “para lograr que esto sea favorable para todos, si no es así esto va a dejar de ser crisis”.

Portada: Archivo MILENIO