Tras darse a conocer una supuesta investigación de Mexicanos contra la Corrupción y Carlos Loret, sobre el modo de vida del hijo mayor del Presidente Andrés Manuel López Obrador. Ahora las senadoras Kenia López Rabadán y Xóchitl Gálvez Ruiz del PAN están exigiendo que se aclare un “posible conflicto de interés” entre la familia del mandatario mexicano y la empresa Baker Hughes, contratista de Pemex.

Según una investigación de Latinus y Mexicanos Unidos Contra la Corrupción e Impunidad, se dio a conocer que José Ramón López Beltrán y su pareja Carolyn Adams vivieron en una residencia a nombre de un alto ejecutivo de Baker Hughes, compañía petrolera que tiene contratos vigentes con Pemex por más de 151 millones de dólares.

“¿Hasta cuándo la 4T dejará de ser una fábrica de pobres?”: Dijo Kenia López en la “contramañanera”

Por lo que la panista anunció que mañana exigirá con un punto de acuerdo que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), la Fiscalía General de la República (FGR), la Secretaría de la Función Pública (SFP) y la Auditoría Superior de la Federación (ASF), realicen investigaciones claras y puntuales al respecto.

“La investigación hecha por Latinus y Mexicanos Unidos contra la Corrupción e Impunidad devela una serie de irregularidades que claramente pueden constituir delitos como conflicto de intereses, enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias, asociación delictuosa y cohecho. Delitos que por su naturaleza deben ser investigados de oficio y son urgentes de resolver”, afirmó la panista.

Mientras tanto, Xóchitl Gálvez Ruiz dijo que por su parte pedirá a Petróleos Mexicanos que informe cuántos contratos ha firmado con Baker Hughes y si hay una declaración de conflicto de interés.

“De verdad que Angélica Rivera, que en su caso era una mujer productiva, históricamente había sido actriz, tenía cómo acreditar que había ganado dinero, pues la hicieron pomada porque vivía en la casa de un contratista de Peña Nieto, ¿cuál es la diferencia?: ninguna, ninguna, ambos era contratistas del presidente en turno”, señaló Gálvez.

Por su parte, la compañía Baker Hughes afirmó en un comunicado que el inmueble al que hace mención Carlos Loret y Mexicanos contra la Corrupción, nunca ha sido propiedad ni administrado directa o indirectamente por Baker Hughes.
Además, Baker Hughes señala que mo estuvo involucrado en la supuesta transacción y la casa es una propiedad privada que, según los registros públicos, pertenecía a un exempleado que dejó la empresa en 2019″.

Aclaró que el ex empleado no estaba involucrado “en nuestras operaciones en México”.