La crítica situación de la presa localizada en el municipio de Santiago ha provocado que grupos de coleccionistas y curiosos se acerquen a las zonas en las que antes había agua, donde han encontrado monedas y anillos de otra época; informó MILENIO.

En medio del lodazal, justo donde antes flotaban las lanchas con paseantes, Diego Marroquín y Raúl Gutiérrez, vecinos de la zona de la colonia Contry, en Monterrey, llegaron a la presa de La Boca con un detector de metales; en su “aventura” hallaron 10 monedas de 1 y 5 centavos de 1955, también un centavo estadunidense, y afirmaron que otros  cazatesoros han encontrado monedas de 1830 y un anillo de oro.

Los jóvenes integrantes de la agrupación Detectoristas de Nuevo León se apostaban en la orilla, buscando entre basura, botes de cerveza y refresco.

Un ruido se activaba cada vez que el detector de metales rastreaba algún objeto de metal.

«Andamos buscando monedas, cadenas, dijes; ya encontramos una monedita de 1955, ya la traemos, 5 centavos, pero ha habido gente que se ha encontrado anillos de oro, que se les haya caído o de algún muertillo», dijo en tono de broma.

Aunque realizan búsquedas más como un hobby, los integrantes de la agrupación han visitado la presa al menos en tres ocasiones. Otro de los cazadores dijo que encontró un anillo de oro, pero rápidamente lo fue a empeñar, sin embargo, pudo tomarle fotos, que compartió con MILENIO.