Por José Jaime Ruiz.

A veces, al remover las ruinas de sus archivos, uno no encuentra escombros sino perlas. He aquí algunas del excelente periodista que fue Manuel Buendía.

1.- …hasta ahora los más grandes recursos económicos se agotarán y aún la mejor maquinaria de nada habrán servido, si no se atiende a este elemento insustituible: calidad humana.

2.- Tres reporteros mediocres no se comparan  con uno bueno, aunque los tres mediocres dispongan de una excelente partida de gastos…

3.- No mucho personal; nada más el suficiente.

4.- Y la calidad cuesta. No puede pensarse en sueldos menores…

5.- …prémiese y alábese públicamente al reportero que haya vencido en esta lid…

6.- …séase implacable con el reportero que pierde una noticia.

7.- El periódico no se hace con disculpas.

8.- Una noticia perdida debe enlutar a un diario que se precie de tener vergüenza.

9.- Una noticia perdida, si en ello concurren los agravantes de embriaguez, indolencia, o ineptitud, forzosamente tiene que determinar el cese del reportero.

10.- Un jefe de información solapador y complaciente, es el peor enemigo que pueda tener el periódico.

11.- Nunca serán excesivos los más grandes esfuerzos que se realicen para no perder jamás una noticia importante.

12.- Hay que asegurar los mejores servicios extranjeros cualquiera que sea su costo.

13.- Y, por encima de todo, hay que mantener un estado de alerta 24 horas diarias. Sin desmayo, sin pausas, sin quejas.

14.- El periodismo es la guerra, y en la guerra, cuando los dos adversarios están ya destrozados por la fatiga, vence el que resiste un minuto más.

15.- El diario cuyo director tenga prisa por marcharse –y detrás de él se marchen los demás funcionarios importantes, hasta dejar el cierre de edición en manos secundarias– es un periódico destinado al fracaso; seguramente.

@ruizjosejaime