De manera paulatina van arribando los contingentes militares de Estados Unidos como refuerzo a sus aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), en Europa del Este. Se trata de 3 mil soldados.

Además, como se recordará, otros 8 mil 500 efectivos en Estados Unidos son mantenidos en estado de alerta como fuerza de reacción rápida.

Todo lo anterior en el contexto de las tensiones entre la OTAN y Rusia en Ucrania.

Polonia

Y es que los portales señalan que en Polonia, este sábado arribaron los primeros contingentes según informó un vocero del ejército polaco.

“Los primeros militares llegaron al aeropuerto de Jesionka”, declaró el mayor Przemyslaw Lipczynski.

Además dijo que los preparativos logísticos comenzaron desde la semana pasada.

Se trata de un con soldados de la 82ª división aerotransportada de los Estados Unidos.

OTAN

Mientras tanto, el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, informó este viernes del envío de armamento a Ucrania, que debería llegar en los próximos días.

“Vamos a entregar armas defensivas a Ucrania, decenas de miles de proyectiles de artillería, morteros y lanzagranadas para que nuestros vecinos ucranianos puedan defenderse”, dijo Morawiecki.

Esto, como parte de las medidas que Polonia tiene previsto implantar tras su reciente visita a Kiev.

“Podemos ver esta creciente presión y agresión por parte de Rusia y somos conscientes de que aquellos que quieren defenderse deben tener algo con lo que poder hacerlo”, señaló.

Además los portales indican que Morawiecki, ha impuesto a Polonia la obligación de atender con velocidad y eficiencia las demandas armamentísticas de Ucrania.

Kiev

En ese contexto, el jefe de la diplomacia de Ucrania, Dmitro Kuleba, agradeció este viernes el apoyo de los países occidentales, afirmando que esta ayuda ha llevado a un fracaso de la “estrategia de intimidación” de Moscú.

Esta semana los líderes del Reino Unido, de Turquía, Polonia y Holanda visitaron Kiev y el martes está prevista la llegada del presidente francés, Emmanuel Macron.

“El flujo de delegaciones que visitaron Ucrania impidió que Rusia agravara la situación de seguridad”, indicó a los periodistas Kuleba.

“Nuestros socios creen en Ucrania y esto implica que la estrategia de intimidación de Moscú fracasó. Rusia perdió esta partida”, afirmó.

Moscú

Moscú desplegó decenas de miles de efectivos en la frontera con Ucrania en los últimos meses, una estrategia que para Occidente es un indicio de una operación militar de gran envergadura.

Sin embargo, Rusia desmiente estas acusaciones e incrementado las tensiones con Estados Unidos.