Mientras el consumo diario de agua continúa por las nubes pese a las bajas temperaturas que privan en la zona metropolitana, Nuevo León se acerca a un escenario inédito en las décadas recientes.

Mientras el consumo diario de agua continúa por las nubes pese a las bajas temperaturas que privan en la zona metropolitana, Nuevo León se acerca a un escenario inédito en las décadas recientes; publicó MILENIO.

En entrevista con la plataforma MILENIO-Multimedios, Juan Ignacio Barragán, director de Agua y Drenaje de Monterrey (AyD), reconoció que el tiempo de vida que les queda a las presas La Boca y Cerro Prieto es de aproximadamente 3 meses, justo cuando esperan concluir 80 pozos emergentes.

Si se considera que las presas representan 60 por ciento del abastecimiento y los pozos 40 por ciento, Nuevo León está al borde de quedarse sin una cuarta parte del agua necesaria, informó MILENIO.

Encontrar y construir esos pozos no es fácil, pero además tiene un costo elevado, explicó. Los pozos someros, que alcanzan 100 metros de profundidad, generan un gasto de entre 2 y 3 millones de pesos cada uno; los pozos profundos, que van de los 300 a los 2 mil metros, llegan a costar entre 10 y 20 millones de pesos.