A partir del próximo lunes 14 de febrero, los alumnos de educación básica deberán acudir a clases presenciales.

El gobernador Samuel García Sepúlveda anunció que ante la evidente disminución de casos de Covid-19, la asistencia ya no quedará exclusivamente a criterio de los padres de familia.

En rueda de prensa Nuevo León Informa, indicó que es momento de retomar el modelo tradicional.

«Ante la evidente disminución de casos, decirle a todo Nuevo León que se prepare, que estemos listos para regresar a clases a partir del 14 de febrero», informó.

Cuestionado sobre si la asistencia sería obligatoria, señaló que sí.

Sin embargo, la ley no contempla ninguna sanción en caso de no asistir.

Los padres de familia que decidan no enviar a sus hijos por cuestiones de clima o comorbilidades, podrán hacerlo.

«¿Es obligatorio? Pues sí… la Constitución federal y local establecen una responsabilidad cívica de los padres de llevar a los niños a la escuela».

«¿Habrá sanción si no van? Pues no… la ley no contempla sanciones».

«Padre de familia que por algún motivo especial: frío, comorbilidad, o simple y sencillamente le gustó el esquema en línea, no les va a pasar nada».

Respecto a las condiciones de los planteles educativos, refirió que el mantenerlos abiertos permitió que no fueran víctimas de los amantes de lo ajeno.

Aseguró que la totalidad de las escuelas están en condiciones para recibir a los menores, pues los docentes ya tuvieron tiempo de reportar si existe alguna irregularidad.

«Al estar presentes maestros, directivos, niños, niñas, papás y vigilante, las (escuelas) que íbamos rescatando ya no se vandalizaron».

«Y ya tuvieron un mes para checar el agua, conectar la luz, que tengan los servicios, y que empezarán los rondines de la Policía municipal y estatal a vigilar la entrada y salida».

Respalda Asociación de Padres de Familia el regreso a las aulas

Al respaldar la decisión del gobierno del Estado en torno a la obligatoriedad de acudir a las aulas, la Asociación Estatal de Padres de Familia de Nuevo León calificó de impostergable el regreso a clases presenciales.

Adriana Dávila Benavides, presidenta de la Asociación, se pronunció a favor de asistir a los planteles escolares, siempre cuidado los protocolos de salud.

El permanecer en casa, dijo, trajo otras problemáticas, sobre todo relacionada con la salud mental de los estudiantes tras más de un año de encierro.

«Es de suma importancia el que los alumnos niños y jóvenes menores de edad de Educación Básica sigan estudiando en su salón de clases. Cuidando a máximo todos los protocolos de salud».

«Desde la Asociación Estatal de Padres de Familia de Nuevo León, la gran mayoría estamos de acuerdo que es impostergable el que ya los menores de edad deben de volver a clases presenciales conforme a la condición de salud en que se encuentren cada uno de ellos y sus familias», manifestó.

Señaló que todos los adultos, sin excepción, tienen obligaciones legales y molestes con los niños y jóvenes, entre ellas el enviar a sus hijos a la escuela.

Sobre todo si se toma en cuenta que el confinamiento afectó a los pequeños.

«Debemos de propiciar el equilibrio emocional, la salud mental, la sana y pacífica convivencia, el desarrollo cognitivo, la educación y formación integral de los menores edad de Nuevo León».

El llamado es a buscar a todos los menores de edad que no estudian e incorporarlos a la educación básica.

Dávila reconoció el esfuerzo de los maestros que realizaron extraordinarios esfuerzos durante ya casi 23 meses para impartir clases en cualquiera de sus modalidades.

Además de plantear la elaboración de un plan de regularización académica para los alumnos que presenten bajas calificaciones.

«Nosotros los Padres y Madres de Familia debemos de acatar las observaciones que nos realicen y fortalecer a nuestros hijos para su regulación académica».

Respecto a la deserción o abandono escolar, mencionó que también es impostergable que todos los niños y jóvenes sigan estudiando sin excepción alguna.

RECHAZA GLPAN ESA DECISIÓN

El grupo Legislativo del PAN del Congreso Local rechazo el regreso a clases presenciales de manera obligatoria.

Carlos de la Fuente Flores, coordinador de los legisladores panistas dijo que la decisión debería de recaer en los padres de familia y no por una imposición del ejecutivo estatal.

Y más porque el gobierno federal sigue en su postura de no vacunar a los menores de 5 a 14 años.

«El estudio lo deben de tener confirmado el ejecutivo y la Secretaría de salud que ya anunciaron que el próximo 14 de febrero es obligatorio de manera presencial, yo no estoy de acuerdo lo quiero manifestar públicamente».

«Yo no estoy de acuerdo, el padre de familia es quien debe de tener la última confirmación o última decisión».

«Aquí lo menciono, todo depende de cómo hayamos vivido la pandemia, hay personas que tristemente han tenido a familiares fallecidos viven la pandemia de una forma a como la viven los que han tenido la oportunidad de no haber perdido a ningún ser querido», indicó.