A fin de estar preparados ante la eventual escasez de agua en general en el Estado y que pozos destinados al área comercial o industria sean destinados a consumo doméstico, diputados federales del PAN demandaron a CONAGUA saber el estatus de estas áreas.

Dicho ello los diputados federales del PAN, Víctor Pérez Díaz y Héctor Castillo Olivares acudieron a CONAGUA a demandar el estatus de al menos 80 pozos de agua explotados en la entidad.

Dijo que como sociedad necesitamos conocer los volúmenes de extracción de agua de los pozos subterráneos y quiénes tienen esas concesiones en Nuevo León, el diputado federal del PAN, Víctor Pérez Díaz, presentó una solicitud de información en las oficinas de la delegación de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) Cuenca Río Bravo.

La petición de información busca conocer a detalle el número de concesiones hídricas subterráneas de agua en Nuevo León, tanto privadas como públicas, los nombres de los propietarios, la ubicación y la cantidad de metros cúbicos a los que tienen derecho, explicó Pérez Díaz.

El también Presidente de la Comisión de Comunicaciones y Transportes de la Cámara de Diputados pidió además información del número de pozos profundos existentes, en qué condiciones se encuentran y cuánto tiempo de utilidad les queda.

Además, detalló, se solicitó el número de juicios de amparo promovidos por particulares y empresas privadas en Nuevo León en contra de la CONAGUA, para la obtención de concesiones. De igual forma cuántos de esos juicios de amparo se han perdido por la dependencia federal.

«Todo esto lo hago en virtud de que estamos atravesando por una emergencia extrema por la sequía decretada en el Estado. Necesitamos saber en manos de quién está esa agua y qué destino está teniendo», agregó.

El legislador federal panista volvió a pedir al Gobernador Samuel García Sepúlveda que tenga un acercamiento con los empresarios y particulares que tienen concesiones de pozos de agua, para ver la posibilidad de que los excedentes se incorporen a los acueductos del Área Metropolitana.

«Aquí lo que tenemos que privilegiar es el agua para consumo humano», concluyó.