Durante muchos años se ha creído que para ser un buen entrenador en jefe en la NFL y llegar al Super bowl se necesita de veteranía y ser un H.C que supere los 40 años de edad, siendo esto algo que ha pasado en al menos los últimos 10 años en el futbol americano profesional de los Estados Unidos, aunque no ha sucedido en el presente 2022. 

Sean McVay en los Carneros de los Ángeles y Zak Taylor en los Bengalíes de Cincinnati son el claro ejemplo de que en la NFL, para llegar al Super bowl, no se necesita sí o sí ser exactamente un veterano que supere la barrera de los 40 años de edad. 

De hecho, McVay y Zack Taylor no superan ninguno de ellos los respectivos 40 años de edad y de siguen jóvenes en la NFL

McVay, de 36 años de edad, ha llegado al Super bowl en dos ocasiones, la primera en 2019 cuando tenía 33 años, aunque ahora lo hace en este 2022, y con sus 36 primaveras buscará ganar su primer anillo Vince Lombardi. 

Zak Taylor, de 38 años de edad, llega por primera vez al Super bowl de la NFL y lo hace con estos Bengalíes de Cincinnati, siendo que con ellos también buscará ganar su primer anillo Vince Lombardi como entrenador en jefe de la NFL

Pero fuera de eso, McVay y Taylor son la excepción a la regla al menos del 2012 al 2022, todo esto después de que en esas temporadas, en la mayoría de ellas, los entrenadores en jefe que llevaron a sus franquicias al Super bowl de la NFL superaban los 40 años de edad y por lo general se acercaban o superaban los 60. 

Otros entrenadores

En la temporada 2011-2012, Bill Belichick de 59 años de edad, enfrentó con Nueva Inglaterra a un Tom Coughlin de 67 que dirigía a los Gigantes de Nueva York, mientras que en el de la campaña 2012-2013 se enfrentaron los hermanos John y Jim Harbaugh con Cuervos de Baltimore y San Francisco, siendo que ellos, para ese entonces, tenían 50 y 49 años de edad. 

En la temporada 2013-2014, Pete Carroll tenía 62 años de edad y con los Seahawks enfrentó a los Broncos de Denver de un John Fox que para ese entonces tenía 59, mientras que en el del 2014-2015, Belichick con Nueva Inglaterra tenía 62 y Carroll en los Halcones Marinos de Seattle contaba con 63. 

En la temporada 2015-2016, hace seis años, Gary Kubiak tenía para ese entonces un total de 54 años de edad y enfrentó con los Broncos de Denver a las Panteras de Carolina de un Ron Rivera que tenía la misma cantidad de años, mientras que en la de 2017, Belichick con Nueva Inglaterra tenía 64 y Dan Quinn con Atlanta únicamente 46. 

En la temporada 2017-2018, Belichick con Nueva Inglaterra tenía 65 y Doug Pederson para ese entonces tan solo 49 en las Águilas de Filadelfia, todo esto para que en la de 2018-2019, Bill Belichick con los Patriots tuviera 66 y Sean McVay únicamente 33. 

En la temporada 2019-2020, Andy Reid llegaba a ese Super bowl con Kansas City con 61 y Kyle Shanahan contaba con 40 en los San Francisco 49ers, mientras que en la 2021-2022, el propio Reid tenía 62 con los Chiefs y Bruce Arians hasta 67 con los Bucaneros de Tampa Bay. 

Rompen con la tradición

Ahora en esta temporada 2021-2022 y en este Super bowl 56 se enfrentan dos entrenadores en jefe que no superan la barrera de los 40 años de edad, siendo McVay y Taylor, algo que no pasó al menos en los últimos 10 años y con esto se rompe una creencia de que en la NFL solo las grandes mentes estratégicas tienen que tener o superar las 40 primaveras y acercarse a los 50 o después de los 60 para triunfar y llegar a la disputa del Vince Lombardi el futbol americano profesional de los Estados Unidos.