Pese a que algunos simpatizantes del movimiento que él encabeza, consideraron como un error del presidente de México, el dar a conocer el sueldo millonario de Carlos Loret de Mola, el mandatario federal dijo esta mañana, que lo que hace es en legítima defensa, pues el comunicador se dedica a golpear, no solo al gobierno y al presidente, sino al proyecto de transformación.

“Cómo no dar a conocer esta información, si este señor se dedica a golpear, no solo al gobierno y al presidente, sino al proyecto de transformación que llevamos a cabo millones de mexicanos”.

Acusó a sus adversarios de golpistas que están preparado el terreno para destruir a la cuarta transformación y advirtió que no se va a dejar ni quedar callado.

“Yo pienso que debe de transparentarse todo, el que nada debe nada teme. Yo no sé por qué se alebrestaron, se incomodaron tanto porque señalé aquí, una información que me hicieron llegar sobre lo que gana (Carlos) Loret de Mola”.

Ante la pregunta de la reportera, el mandatario aseguró que -a pesar que digan que Carlos Loret no es un funcionario público; las empresas que le pagan al presentador de Latinus, son entidades de interés público.

“Son concesiones que otorga el estado y es importante también el debate sobre esto, es importante el debate y no nos adelantemos”.

Pese a la crítica de un pequeño sector de la izquierda y simpatizantes, advirtió que no se quedará callado ante lo que definió como “ataques” del bloque conservador y celebró la campaña en redes sociales denominada #TodosSomosLoret porque defienden a los empresarios que están en contra del gobierno federal porque ya no se les permite “saquear” al país.

“Son millones, unos por defender intereses porque eran los dueños de México y hacían jugosos negocios al margen del poder público, saqueaban, otros por ideología, porque les molesta todo lo que signifique defender a los pobres, les incomoda, no aceptan a dirigentes sociales, por eso el repudio hacia mí”, señaló el mandatario.

“Entonces, que entiendan y comprendan que no nos podemos quedar callados y vamos a sacar adelante el proyecto de transformación y si el Washington Post, New York Times, Financial Times y The Economist defiende a la mafia del poder, allá ellos, es porque saqueaban el país con la complicidad de políticos neo liberalistas”, aseveró.

Consideró que los ataques de sus adversarios a través de medios de comunicación no son contra él o sus hijos, sino una reacción “conservadora y golpista” en contra de la cuarta transformación en el país.

“Se hacían pasar como gente decente, de bien, incluso con ínfulas de superioridad por eso sus actitudes clasistas, racistas y discriminatorias. Saqueaban, robaban, no perdían su respetabilidad y eran reverendos ladrones apoyados por periodistas golpeadores, mercenarios, vendidos y alquilados”, indicó.

Reiteró que el reportaje sobre su hijo mayor, no es un conflicto de intereses y tiene como objetivo golpear al presidente de la República.

“El asunto es golpearme y hay mucho dinero de por medio y no tengo elementos para confirmarlo, pero, como fue tendencia a nivel internacional, no dudo, porque son especialistas en guerra sucia, de que hayan comprado robots para las redes sociales”, aseveró.

“El que se aflige, se afloja, tenemos que seguir defendiendo la cuarta transformación y voy a pedir al Instituto de la transparencia, como me fui de gira no tuve tiempo de hacer el oficio, porque necesito que se investigue sobre los recibos y facturas y ver, si es cierto y transparentar esto”, advirtió.