COMUNICACIÓN EN LÍNEA 

Por Omar Cervantes Rodríguez 

En estos días de un país extremadamente polarizado veo con preocupación que algunos piensan que únicamente existen dos bandos, los que están a favor del régimen gubernamental o los que están en contra de él, lo cual no sólo es inexacto sino incluso digno de análisis para conocer a todos aquellos que más allá de filias o fobias radicales, nos situamos entre ambos grupos, somos pensantes y deseamos que nuestra nación prospere, crezca y le brinde mejores oportunidades a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos.

Fuimos observadores el fin de semana, particularmente en las redes sociales (twitter en especial) de una división extrema entre quienes hicieron suya la bandera #TodosSomosLoret y quienes de inmediato respondieron con #TodosSomosAMLO, en su mayoría sin mejores argumentos que tener que defender “su causa” como si se tratara de demostrar quiénes tenían más seguidores, lo cual invalida cualquier posibilidad de un debate de ideas con altura de miras como lo merece nuestro país, con respeto a la diversidad y la pluralidad de pensamientos y expresiones, sin querer imponerse y mostrar nula tolerancia al prójimo.

En particular creemos que sería mucho más útil y constructivo lanzar una gran campaña con el lema #TodosSomosMexico en la que exista el respeto a la libertad de pensamientos, credo y formas de expresión, se fomente la argumentación pensante y con fundamentos para llegar a conclusiones constructivas para el bienestar de todos y sea incluyente, tolerante y participativa, sin descalificaciones, insultos o violaciones a la Constitución. 

Siempre los equilibrios, los pesos y los contrapesos serán mucho más sanos en aras de construir una sociedad democrática más evolucionada, además de que, como todo en la vida, ni todo es blanco ni todo es negro, existen matices y circunstancias que pueden marcar diferencias y ayudar a edificar un país en el que todos nos sintamos representados y orgullosos.

Honestamente veo estéril el querer ganar un debate en las redes sociales o en la opinión pública tradicional, como pleito de barrio en el que se trate de impresionar de quien junta más banda para la riña, sin pensamiento crítico y más bien como focas o borregos de los líderes. 

En los temas que se han discutido, por cierto, ni unos ni otros tienen la razón absoluta, como para querer mostrar “el músculo” de su causa. Ambos “bandos” han cometido errores y los dos tienen razón en parte de sus argumentos, lo cual no voy a discutir en este espacio para no contradecir el espíritu del mismo y convocar a la unidad, más que a la división.

Lo que si creemos es que debe existir una cultura de la legalidad, en la que se respete cada artículo de nuestra Constitución mexicana sin interpretaciones oportunas, además de que dejemos a un lado la discriminación del otro solo porque no piensa de forma similar a la nuestra y en la que se respeten incondicionalmente los derechos de cada uno de los mexicanos.

Por supuesto, los periodistas y comunicadores no podemos decir que #TodosSomosLoret porque no se trata de una persona en particular con quien se pueda estar o no de acuerdo sino, viendo más allá, significa un lema en el que debe prevalecer el respeto irrestricto a las leyes, la tolerancia, la admisión de la crítica y la garantía de los derechos individuales de todos los que de una u otra forma practicamos el noble oficio de la comunicación en cualquiera de sus formas.

Tampoco es cierto que #TodosSomosAMLO porque si bien el gobierno autodenominado de la 4T goza de una simpatía y popularidad mayoritaria a más de tres años de haber asumido el poder y crece en membresía en los estados, también es real que existe un grupo opositor que legítimamente tiene motivos para no estar de acuerdo, independientemente de cuáles sean estos y por los cuales no podemos denostarlos a todos y generalizar los calificativos que los definen.

Ni todo está bien en este país, ni todo está mal, como tampoco todo lo que hace el gobierno de la 4T está equivocado, ni es la panacea. Estamos en momentos de cambio y a algunos les puede parecer correcto o incorrecto. Seguramente hay muchas áreas de oportunidad como también hay múltiples amenazas. 

Quizás sea idealista para desear que lo que hemos observado en los últimos días o semanas, nos conduzca a la cordura y a la mesura independientemente de si se siente identificado por alguno de ambos bandos extremos o con ninguno y, al igual que nosotros, piensa que debemos salir unidos y fortalecidos hacia una constante en la que siempre, pase lo que pase y gobierne quien gobierne o haya bueno o malo periodismo, podamos decir con orgullo #TodosSomosMexico.