El presidente de la Suprema Corte de Justicia, Arturo Zaldívar, denunció que hubo una “operación de Estado” para proteger a la familia de Margarita Zavala, y no involucrarla en el caso de la guardería ABC, en cuyo incendio, ocurrido en Hermosillo, Sonora, en 2009, murieron 49 niños. Recordó que el proyecto de resolución de este asunto le fue asignado a él cuando apenas llevaba unos meses en la SCJN.

Durante la presentación de su libro 10 años de derechos, Zaldívar afirmó que el entonces secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, lo visitó en su oficina para presionarlo y que cambiara el proyecto de sentencia, en donde señaló las responsabilidades de funcionarios del IMSS y familiares de Margarita Zavala.

La dueña de la guardería, Marcia Matilde Altagracia Gómez del Campo Tonella, es familiar de la entonces primera dama y fue señalada en la investigación como responsable de incurrir en omisiones que facilitaron la tragedia. “El tono de voz iba subiendo cada vez más, hasta que terminamos a gritos, en un momento me dice el secretario: ‘dice el presidente que no te apoyamos para esto’.

Y le dije: ‘dile al presidente que postuló un ministro, no designó un secretario de Estado, que yo no soy su empleado y no voy a llevar en mi conciencia la muerte de 49 niños”, afirmó. Ante el tono de la discusión con Gómez Mont, Zaldívar afirmó que “era tal la tensión que yo no sabía si iba a poder llegar a la Corte”, por lo que firmó dos copias de su sentencia, y le dio instrucciones a su secretaria para que las guardara bajo llave, y si él no aparecía al día siguiente, las diera a conocer a la prensa.

Zaldívar agregó que Calderón operó de varias maneras para que el asunto no tuviera repercusiones internacionales, incluso bloqueando la ayuda médica: “Me contaron los papás y las mamás que el gobierno de Felipe Calderón no había permitido que salieran aviones a Sacramento, donde había un hospital esperándolos para poderlos curar porque no querían que se hiciera grande el escándalo”.