Sobre los posibles efectos económicos, el Presidente insistió en que México está preparado “desde hace algún tiempo” con un plan para que no aumenten los precios del gas.

Ante el conflicto armado entre Rusia y Ucrania, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que México no está a favor de ninguna guerra, pues consideró que siempre ha sido un país que se pronuncia por la paz y la resolución diplomática de los conflictos; informó MILENIO.

En su conferencia mañanera, el mandatario recordó que el gobierno mexicano ya se ha pronunciado al respecto a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y su postura continuará siendo la misma, optando por la no intervención y la autodeterminación de los pueblos.

“Nos vamos a seguir conduciendo, promoviendo, que haya diálogo, que no se utilice la fuerza, que no haya invasión, no estamos a favor de ninguna guerra. México es un país que siempre se ha pronunciado por la paz y la solución pacífica de las controversias, es un principio de la política exterior”, dijo

Respecto a los posibles efectos económicos que pueda tener el conflicto en el este de Europa, López Obrador reconoció que ya se están reflejando. Sin embargo, insistió en que su administración ha preparado “desde hace algún tiempo” un plan en caso de que aumenten los costos de importación de gas; destacó MILENIO.

Explicó que se pondrían a funcionar todas las plantas de generación eléctrica que no requieren gas para evitar el aumento de los precios para los consumidores. Asimismo, se ha interpelado una estrategia para que tampoco suban los combustibles.

“En el caso de las gasolinas, igual, hay un subsidio, para decirlo con claridad. Aunque aumente el precio de la gasolina de importación o del petróleo crudo, que esto no se traslade a los consumidores, que mantengamos el precios de la gasolina como está acordado, por encima de la inflación. Estamos preparados y vamos a estar pendientes”, concluyó.

Imagen: Cuartoscuro