Con 700 pesos, tubos de PVC y un bote, Alejandro Guzmán creó un dispositivo que le permite reciclar el residuo de su lavadora.

Haber vivido durante una crisis de agua en Ciudad de México durante su niñez preparó al señor Alejandro Guzmán para la crisis que hoy se vive en Nuevo León, al grado en que creó un mecanismo de ahorro del líquido en su propia casa; informó MILENIO.

El padre de familia decidió utilizar su ingenio para adecuar las conexiones del desagüe de su lavadora y de esta manera aprovechar el agua con la que se enjuagan las prendas una vez lavadas.

Con apenas 700 pesos instaló tubos de PVC en los cuales deposita la manguera de desagüe de su lavadora. Estos tubos llegan hasta el patio, en donde lentamente llenan un tambo de 200 litros, este en su base tiene una llave con la cual extrae el líquido; señaló MILENIO.

Esta agua, al tener una cantidad mínima de suciedad de la ropa, es utilizada por el señor Alejandro y su familia para diversas tareas y necesidades en el hogar, tales como trapear, lavar el frente de su casa e incluso utilizarla en el sanitario.

Guzmán relata que durante su niñez la escasez de agua azotó a la Ciudad de México tras el sismo de 1985, en donde la escasez del líquido perduró por varios meses. Esto dejó una profunda huella en su relación con el cuidado del agua, y por ello su ingenio, pues vaticina un panorama similar para Nuevo León; informó MILENIO.