Para promover la cultura de ahorro del agua ante el bajo nivel de las presas de abastecimiento, y poner un alto al desperdicio de agua, los Diputados locales de Acción Nacional propusieron a la Dirección de Agua y Drenaje de Monterrey colocar reductores en los medidores de los usuarios domésticos.

Principalmente en aquellos cuyo promedio de consumo sea superior a los 40 metros cúbicos por mes, durante esta crisis del vital líquido.

El Legislador panista Luis Susarrey Flores presentó dicho exhorto, que fue aprobado de manera unánime con 33 votos en el pleno del Congreso del Estado, a fin de aplicar sanciones por consumo excesivo, para no permitir que se siga desperdiciando el vital líquido.

Precisó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el consumo promedio de una persona es entre 50 y 100 litros diarios, es decir entre uno y medio y tres metros cúbicos al mes por persona.

«De acuerdo a informes del director de Agua y Drenaje (AYD) de Monterrey, Juan Ignacio Barragán, el consumo promedio en el área metropolitana es de 156 litros por persona al día, es decir 4.68 metros cúbicos por mes por persona», señaló.

Sin embargo, agregó, de acuerdo a la propia información del funcionario de la paraestatal, en el municipio de San Pedro Garza García el consumo se eleva a 301 litros diarios por persona, es decir nueve metros cúbicos por persona al mes.

«Este alto consumo de agua doméstica en este municipio, y en algunas colonias y barrios de Santiago, Monterrey, San Nicolás de los Garza y Guadalupe, es atribuible al riego de los jardines de las viviendas», añadió.

Sin embargo, enfatizó, cerca del 8 por ciento de los usuarios domésticos del área metropolitana consumen entre 40 y 60 metros cúbicos de agua al mes por familia, es decir, entre 40 mil y 60 mil litros de agua por mes.

«Si una familia tiene en promedio cuatro integrantes, estaríamos señalando que en estos casos el consumo diario por persona sería de entre 333 y 500 litros diarios», precisó.

El Diputado Luis Susarrey apuntó que es a esos altos consumidores a los que Agua y Drenaje de Monterrey planea aplicarles tarifas diferenciadas.

«Es decir cobrar una tarifa más alta por su alto consumo, sobre todo en ésta emergencia por la que atravesamos ante el bajo almacenaje de las presas de abastecimiento», subrayó.

Susarrey Flores aseveró que si bien una tarifa alta podría desalentar el consumo, lo mejor sería fomentar una verdadera cultura del agua entre la población, pero sobre todo entre quienes más consumen y a la vez establecer algunas sanciones, a fin de establecer medidas restrictivas para los altos consumidores.

«Así como Agua y Drenaje de Monterrey coloca reductores en los medidores de los usuarios que tienen adeudos, esta medida se podría aplicar a quienes tengan altos consumos durante esta emergencia del agua«, indicó.

«Es decir que en aquellos usuarios domésticos en donde el promedio de consumo de agua sobrepase los 40 metros cúbicos por mes, se coloquen los reductores en los medidores con la finalidad de concientizar a las familias sobre la importancia del cuidado del agua«, puntualizó el Diputado local de Acción Nacional.