Ante el incremento en los hechos violentos registrados durante el año, el Gobierno Federal asignó más de 280 millones de pesos para Nuevo León provenientes del Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública de los Estados y del Distrito Federal (FASP). 

Esto se suma al arribo de elementos de la Guardia Nacional y Ejército para emprender tareas de seguridad pública. 

Según la publicación del Diario Oficial de la Federación (DOF), tras un acuerdo firmado el 15 de febrero pasado donde se estipulan los recursos, también se señala que la administración del gobernador Samuel García deberá hacer una aportación del 45% de la bolsa total para este año para llegar a una bolsa de 406 millones de pesos. 

El Diario Oficial de la Federación señaló que los recursos tienen el objetivo de realizar acciones en materia de seguimiento y evaluación respecto de las acciones, metas, conceptos y recursos asociados de los Programas con Prioridad Nacional, instrumentados en el marco de este convenio, en los términos establecidos en el Anexo Técnico y observando los Lineamientos Generales de Evaluación.

Este jueves, el gobernador Samuel García anunció el relanzamiento de Fuerza Civil y aseguró que junto con las fuerzas federales y las Fiscalías reconstruirán la seguridad en Nuevo León.

Tras la escalada de violencia en la entidad, se ha reforzado con 700 militares la seguridad, para hacer frente a las bandas delictivas que operan.