La nueva Constitución del Estado de Nuevo León permitirá a la entidad ya no depender de la Federación en muchas de sus decisiones, aseveró ayer el gobernador Samuel García Sepúlveda.

Durante su mensaje en un evento público, el mandatario estatal indicó que este lunes presentará al Congreso Local un articulado, previamente consensuado con la sociedad civil, a integrar la legislación.

Se prevé que este mismo año se cuente con una Carta Magna actualizada a la realidad de hoy en día.

«El lunes vamos a presentar un proyecto de nueva Constitución, que es la oportunidad de que Nuevo León se vuelva a replantear ante la Federación«, expuso.

«Ir más allá en tareas que hoy nos agobian y que no tenemos brazo jurídico para sacar delante de estas crisis, me refiero al agua y al aire».

«Por qué tenemos que esperar que en una oficina del Distrito Federal nos volteen a ver, por qué en materia de agua solamente Nuevo León puede promover el uso racional, pero no tiene otra tarea para poder sacar adelante sequias… no podemos depender de que la Federación o mañanera nos diga sí o no», puntualizó.

En días anteriores, García Sepúlveda aseguró que se trata de la constitución más federalista y autónoma del país.

Junto a un Grupo de Acompañamiento integrado por representantes de la Sociedad Civil, se integraron mesas de trabajo para integrar las mejores propuestas.

«Esta nueva Constitución busca que todos los derechos queden en nuestro pacto máximo del Estado».

Un ejemplo de ello, dijo, es el derecho humano a la salud universal luego que la Federación eliminó el Seguro Popular.

Nuevo León brindará cobertura universal en seis años

También van por la obligatoriedad de la Primera Infancia y de la Educación Media Superior, además de dar continuidad a las Escuelas de Tiempo Completo.

«Ante el machetazo que nos dieron a nivel federal de las escuelas de tiempo completo, que Nuevo León le garantice a sus niños alimento, mochila, útiles, y ocho horas de estudio y no cuatro, ese nivel mediocre que nos quieren imponer en la SEP».

Se garantizará el derecho a la Movilidad, al Espacio Público, a las Redes Digitales, a las Nuevas Tecnologías, al Mínimo Vital, a la Inclusión de grupos vulnerables, a la Perspectiva de Género, Derecho a la Ciudad, entre otros.

Lo anterior a manera de que prevalezcan más allá de su administración en pro de una entidad incluyente y de primer mundo.

«Estoy seguro que si las dejamos muy claras en una nueva Constitución, no importa quien venga en 6, 12, 18 años».

«Van a ser una obligación constitucional que tendrán que garantizar los siguientes gobiernos y así pensar en un 2050 incluyente y un mundo de primer nivel para Nuevo León«.