Por Obed Campos

Al pasar de ser el ex gobernador de Nuevo León, a un indiciado, Jaime Heliodoro perdió, por razón del sigilo de la averiguación previa en su contra, los dos apellidos, aunque puede conservar el mote.

Así que, legalmente se le puede seguir llamando “Bronco”, pero no podemos publicar sus apellidos. Ah, y las fotos, tienen que lucir el ridículo antifaz, es decir, ponerles una línea negra que le tape los ojos.

Ahí comienza el sendero sospechosista tras su detención, que activó todo tipo de teorías conspiracionistas… y filtraciones.

Eso sí hay que reconocerle: Jaime se ve tranquilo en todas las fotos. Inclusive en las que se ve que tiene que sostener la ficha para que lo fotografíen en su ingreso al Penal de Apodaca, donde pasó su primera noche de detenido.

No quedó en claro que andaba haciendo Jaime en el rancho “Los Cerritos”, propiedad del alcalde de General Terán, Nuevo León, David Sánchez Quintanilla cuando fue localizado por un puñado de agentes estatales.

Tampoco quedó claro si el ahora ex gobernador hacía alguna clase de negocios con el “primer cuñado” del estado, quien está casado con la hermana del gobernador Samuel García, Cecilia Catalina García, es decir el alcalde Sánchez Quintanilla.

“El ordenamiento judicial (de la orden de detención) fue cumplimentado por la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales con apoyo operativo de personal de la Agencia Estatal de Investigaciones, en coordinación con oficiales de Fuerza Civil”, reza un comunicado.

Expertos en política local estimaron ayer que el evento le sirve de distractor de lo que acontece en el Gobierno en esta época, y que el gran beneficiario es el casi fallido Samuel García… Una carambola de muchas bandas.

Y es que Samuel no tiene suficientes valdes para acarrear el agua y apagar sus infiernitos, como lo son, precisamente las crisis del agua, del transporte, de la seguridad, y la averiguación abierta por triangulación de recursos a su campaña electoral.

En tanto, nadie sabe exactamente qué despacho de abogados representaría al ex gobernador. Suenan los nombres de los litigantes Gabriel García y Víctor Olea Peláez, como los posibles defensores de Jaime.

De hecho Gabriel García dio la primer rueda de prensa de parte del ahora detenido.

Imposible que estos hechos no nos recuerden el evento de enero de 2017 cuando Rodrigo Medina de la Cruz entró y salió del Penal del Topo Chico, no sin antes ser exhibido ataviado en traje anaranjado. Por cierto, a Medina también le quitaron el apellido y por unas horas coincidentemente fue Rodrigo “N”.

LISTA DE LA IGNOMINIA

José Luis Gamboa, el 10 de enero en Veracruz. Margarito Martínez, el 17 de enero, Tijuana. Lourdes Maldonado, el 23 de enero, Tijuana, Baja California. Heber López, 10 de febrero en Oaxaca. Jorge Camero, el 25 de febrero en Sonora. Juan Carlos Muñiz, el 4 de marzo en Zacatecas. Roberto Toledo asesinado a finales de enero en Zitácuaro, Michoacán. Armando Linares López, 15 de marzo, Zitácuaro, Michoacán.

Que en paz descansen los colegas periodistas caídos en lo que va del año en México. Ojalá ocurra el milagro de que nuestra autoridad reconozca el problema y procure justicia.

@obedc
obedcampos@gmail.com