“¿Para qué tantos brincos,
estando el suelo tan parejo?”
Refrán popular

Por Francisco Tijerina Elguezabal

El tiempo, las condiciones y circunstancias se unieron ayer para hacer de la detención del ex gobernador Jaime Rodríguez Calderón todo un circo mediático que dominó la escena desde el mediodía hasta la noche y que continuará el día de hoy.

La hora (pleno mediodía, al momento justo en que están por arrancar los noticieros vespertinos de TV) hizo que las televisoras alargaran sus informativos en un vaivén de versiones, especulaciones, chismes y rumores, al grado de poner en muchas ocasiones en aprietos a los más experimentados conductores que ya no sabían qué preguntar o qué decir para llenar el tiempo.

Y es que de la detención y traslado al Ministerio Público para después ponerlo a disposición de un juez en el Penal de Apodaca, pasaron muchas horas, pero las versiones y reacciones no podían esperar.

A muchos se les “quemaban las habas” por dar la exclusiva que nunca salió, por lo menos ayer, y que tendrá que esperar a que se celebre la audiencia el día de hoy para que se conozca el contenido de la acusación por la que fue capturado Rodríguez Calderón y con ello los posibles escenarios de su futuro.

Los chistes y memes saturaron las redes sociales y como de costumbre no faltaron los “opinólogos” de siempre que se alegraron con la noticia y salieron a decir a los cuatro vientos, a quien quisiera o no escucharla, su visión de lo ocurrido y su celebración por el “acto de justicia” que había acontecido.

Otros se decantaron por creer que todo se trató de una “caja china”, un distractor, para desviar la atención de otros temas como la escasez del agua y el inminente incremento en las tarifas camioneras, además del tema de la inseguridad y las quejas por la construcción del Metro elevado.

Hubo algunos a los que casi casi les dan ganas de irse a celebrar a la Macroplaza con pitos y tambores, con mariachi, confeti, serpentinas y silbatos; conozco a más de uno que en los inicios del gobierno del Bronco formó parte de su gabinete y después, una vez que lo invitaron a salir antes de terminar el sexenio, festejaba como si hubiese ocurrido un gran logro nacional.

Todo un día de ruido, ruido y más ruido, sin tener en claro de qué se le acusa (comentan que es un delito electoral por las “broncofirmas”, pero sin dar detalles) y sin este elemento es prácticamente imposible determinar qué es lo que puede suceder.

No hay necesidad de que a nadie se le “quemen las habas” pues la ley es clara y tiene tiempos establecidos que no van a variar ni cambiar.

La pregunta a quienes ayer celebraban jubilosos la detención del ex gobernador sería, en todo caso, ¿están buscando justicia o se trata de mera venganza? ¿Buscan que mejoren las cosas en nuestro país o simplemente como en el circo romano quieren ver sangre?

ftijerin@rtvnews.com