El secretario de Relaciones Exteriores sostuvo que no juzga a los mandatarios estatales porque no tenían otra alternativa.

Los gobernadores de México no alcanzaron un acuerdo, fueron extorsionados por su homólogo de Texas, Greg Abbott, para levantar las revisiones a transportes que provocaron largas filas en la frontera, consideró el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

De visita en Nuevo León, el canciller sostuvo que los estados que lograron el levantamiento de dichas revisiones, que se aplicaban al 100 por ciento del transporte de carga mexicano y generaban tiempos de espera de 24 a 30 horas, fueron obligados a cumplir las demandas del mandatario republicano mediante extorsiones.

Desde hace unas semanas, los gobernadores de Nuevo León, Tamaulipas, Coahuila y Chihuahua negociaron de forma individual con Abbott para concluir con las inspecciones en la frontera.

“Déjame ponerlo entre comillas, es el esquema de extorsión, más bien es una extorsión, cierro la frontera y tienes que firmar lo que yo diga, ese no es un acuerdo, un acuerdo es que tú y yo estemos de acuerdo en algo, y el problema de la migración no es de México, son las decisiones que Estados Unidos debe tomar”, comentó.

Para el caso de Nuevo León, el gobernador Samuel García se comprometió a:

– Retenes antes de llegar a Puente Colombia

– Patrullajes en 14 kilómetros de frontera

Tras la firma del memorándum de entendimiento, los cruces por Nuevo León se agilizaron.

Al respecto, Ebrard dijo no cuestionar a los mandatarios estatales mexicanos por acceder a las demandas del republicano pues, indicó, «no tenían otra alternativa».

“No juzgo, yo creo que los gobernadores hacen lo que pueden, no tenían otra alternativa, pero nosotros no vamos a estar dispuestos a que un gobernador extorsione a México, eso nunca lo voy a permitir”, agregó.

El canciller sostuvo que la postura de Abbott responde a que se encuentra en campaña ya que busca la reelección del cargo.

Imagen Portada:  Luis García | MILENIO