Por Francisco Tijerina Elguezabal

“La libertad sin una autoridad fuerte e incólume,
no es libertad al cabo de poco tiempo, sino anarquía”
Antonio Cánovas del Castillo

Sería sencillo el seguir espulgando los casos de Debanhi y Yolanda, pero no seré yo quien contribuya al margallate que han formado las autoridades, familiares y medios, violentando procesos y los más elementales derechos, amén del nulo respeto a las víctimas.

Desde un padre que reclama airado ante los reporteros el que no le hayan notificado de una diligencia y que diese la impresión de sentirse estrella de la pantalla, pasando por la insistencia de las autoridades de compartir informes a medias, que en la mayoría de las ocasiones no dicen nada en erráticas conferencias de prensa que lo único que consiguen es hundirlos más cada vez.

Reitero aquí la petición que hice hace tiempo: dejen ya de intentar salvarse de la hoguera mediática y resuelvan de una vez por todas los casos, porque ni consiguen lo primero, ni avanzan en lo segundo. Han construido, eso sí, un perfecto manual de cómo no hacer las cosas en todos los ámbitos, fallando y superándose a cada paso que dan.

Pero la ciudad sigue viviendo y ahí tenemos el espeluznante caso de un alcalde que hace casi nada y resulta que cuando lo hace, lo hace mal.

Luis Donaldo Colosio, alcalde de Monterrey, ha hecho saber que empezará a recarpetear diversas avenidas de la ciudad. ¡Vaya, ya era hora después de siete meses en el cargo!

Sin embargo resulta que en una demostración de visión estratégica a Colosio no se le ocurrió una mejor idea que iniciar los trabajos arreglando la lateral de Constitución, la misma que dentro de unos cuantos meses su compadre Samuel destruirá completita para colocar las columnas del Metro.

¡Sen-sa-cio-nal!

Igual, ya el presidente municipal de la capital de Nuevo León anticipó que van a echar chapopote y pavimento en la Avenida Garza Sada, otra de las que dentro de unos meses don Samuel llenará de hoyos para su Línea 5.

¿Para qué tirar dinero? ¿O es acaso que así se justificará meter materiales chafos para que desaparezcan y luego volver a cobrar cuando se deban rehacer los mismos?

Siguen en Monterrey sin explicar la utilidad práctica de construir un paso peatonal que una al Parque España con el Parque Fundidora, pero de todos modos lo van a hacer porque es una ocurrencia del alcalde.

Lo malo está en que para construir el chistecito de Colosio van a bloquear dos carriles de Morones Prieto, uno del área normal y otro del express, precisa y justamente en el lugar en donde se forma un cuello de botella pues se topan los que ya vienen por Morones, con los que llegan desde Revolución desde una curva y desde una gasa; al restar dos carriles aquello será el acabose.

Y mientras tanto la ciudad sigue sumida en el caos. Semáforos que fallan, policías que nunca ves, luminarias apagadas y las que hay encendidas las observas en pleno mediodía, pero eso sí, Luis Donaldo no se aparece por ningún lado, aunque a los eventos partidistas no falla, sonríe, se saca fotos y se deja querer.

El margallate permea y se extiende, el caos y el desorden son la sopa de todos los días y mientras tanto los regios padecemos del calor extremo, la falta de agua, el pésimo transporte, la inseguridad galopante, los cortes de luz, además de construir puentes que no sirven para nada y pagar por pavimentaciones que durarán unos meses.