Para llevar agua a las presas, Nuevo León repitió ayer y mantendrá por el resto de la semana el bombardeo de nubes.

A través de sus historias de Instagram, el gobernador Samuel García Sepúlveda, informó que desde tempranas horas se realizó la inyección de yoduro de plata a la nubosidad presente.

Un 85 por ciento de humedad presente en el ambiente y 65 por ciento de probabilidad de precipitaciones, son requisitos para el procedimiento.

«A bombardear se ha dicho», compartió. «Es el momento justo para aprovechar y potenciar la lluvia que nos está llegando».

«Estamos muy contentos de tener al alcance la tecnología de este avión y estimular la lluvia para la región», puntualizó.

La intervención del avión King Air puede duplicar entre un 45 a 60 por ciento las lluvias estimadas.

Días antes, García Sepúlveda señaló que en esta ocasión se contaría con dos aeronaves, una prestada por la Secretaría de la Defensa Nacional, y otra más adquirida por el gobierno del Estado.

Por la tarde, refirió que ya se había bombardeado dos veces en el día, con muy buenos resultados.

«Que se venga toda el agua a las presas.

«Me reportan que si bombardearon hoy dos veces… hay mucha lluvia en Santiago para la Presa La Boca y en Linares (Presa Cerro Prieto)… a seguir bombardeando», agregó.