En caso de comprobarse que el cierre de la válvula en Campeche fue premeditado, los culpables enfrentarían acusaciones de abuso de autoridad y sabotaje.

Dirigentes petroleros señalaron que el cierre de un válvula en las plataformas de Pemex en Campeche, previo a la llegada del director de la empresa estatal, Octavio Romero, como denunció el presidente Andrés Manuel López Obrador, no es nuevo, pues se ha reportado en numerosas ocasiones sabotaje, el cual, en este caso, calificaron de atentado. Incluso, destacaron que ha ido en aumento; informó MILENIO.

El mandatario reveló ayer lunes que se solicitó a la Fiscalía General de la República iniciar una investigación por el cierre de dicha válvula e hizo un llamado a los trabajadores para que informen a las autoridades de este tipo de hechos porque la intervención en una de estas válvulas pudo ocasionar «una terrible desgracia».

Funcionarios federales consultados por MILENIO señalaron que en caso de comprobarse que los hechos fueron premeditados, los culpables podrían enfrentar acusaciones de abuso de autoridad y sabotaje.

Además, Eliel Flores, líder del Sindicato Nacional de las Empresas del Estado, Petróleos Mexicanos, Subsidiarias y Filiales (SNEPEP), declaró a MILENIO que incluso su gremio entregó en octubre pasado un Plan de Seguridad al detectar gran numero de irregularidades que provocaban accidentes.

Reconoció que muchos de estos hechos, desde hace 30 años, se deben a falta de mantenimiento, pues sólo colocan «curitas» en áreas que requieren mayor atención.

«Si hubieran tomado en cuenta el Plan Integral de Seguridad no tenía porqué haber pasado por un momento tan incomodo como pasó el director de Pemex el viernes; que pasó, que fueron y abrieron una válvula antes de que llegara el director de Pemex, y si esa válvula no hubiera sido cerrada oportunamente, como de hecho lo fue, esa área hubiera volado totalmente y hubiera provocado el deceso no sólo del director, sino de más que estaban ahí, que eso traducido al español se llaman actos de sabotaje aunque no les quieran llamar por su nombre.

«Es terrorismo y qué triste porque de alguna manera están de por medio vidas, instalaciones y vida productiva. Una explosión de plataforma provoca una producción diferida, se deja de producir, ese dinero ya la empresa no lo recupera, es un daño patrimonial», comentó el sindicalista.

Flores afirmó que la comisión Mixta de Seguridad e Higiene, conformada por el Sindicato Petrolero y funcionarios de Pemex, no está funcionando debido a que los comisionados «sólo cobran, pero no dan fe de las instalaciones físicamente, cobran sueldo sin hacer nada».

En tanto, Oscar Solórzano, ex vocero de Petromex, acusó directamente al Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana y a sus dirigentes, incluyendo a Carlos Romero, al señalar que coincide con el golpe que le asestó el gobierno federal y la dirección de la empresa a su organización al retirarle el poder de asignar plazas.

«Cada cuando el sindicato de Romero Deschamps hace atentados, cuando no le favorecen las políticas públicas del gobierno federal y en este caso el gobierno federal acaba de anunciar que las bases a los trabajadores de más de 10 años de antigüedad y los nuevos contratos que le llaman fichas en el STPRM se le van a otorgar directamente a los trabajadores o sea, le van a quitar el poder que tenían.

«Creemos firmemente que le quisieron crear otro supuesto accidente en la plataforma pero en contra de Octavio Romero, es lamentable que se sigan presentando estas prácticas que han ido incrementado, pero bueno el señor presidente también tiene en la mesa las denuncias en la UIF de los 36 seccionales de Romero Deschamps, así que hay que aplicarle la ley a todos», refirió.

Por otra parte, la senadora de Morena y ex candidata a dirigir el STPRM, descartó tajantemente que pudiera ser un atentado por parte de los trabajadores en contra romero Oropeza, y adjudicó el hecho al desconocimiento técnico del director de Pemex; resaltó MILENIO.

«No es grave, lo que pasa es que no están acostumbrados a estar en plataforma, lo que comentan los compañeros de plataforma es que cuando deja de trabajar un generador inmediatamente entra otro en función y eso es algo común que pase en plataforma, no es algo que hubiera puesto la vida en riesgo».

Afirmó que ella ha estado en contracto con trabajadores de la plataforma «y puedo responder por el trabajo de mis compañeros, si reconocemos que ha habido levantamientos de los compañeros en las secciones, pero ha sido incitado por la misma representación sindical corrupta que permitió la Secretaría del Trabajo que siguiera al frente (…) yo creo que invitaríamos a nuestro director a visitar las áreas de trabajo más seguido».

Complejo de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Reynosa, Tamaulipas.
Complejo de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Reynosa, Tamaulipas.

Sabotaje y abuso de autoridad, delitos por cierre de válvula en plataforma

Abuso de autoridad y sabotaje se configuran como los delitos que pudieron haberse cometidos en una plataforma de Petróleos Mexicanos (Pemex) Campeche, donde fue cerrada una de las válvulas de manera intencional, previo a la llegada del director de la empresa estatal, Octavio Romero, señalaron funcionarios federales.

El delito de abuso de autoridad se configuraría si el delito fue cometido por servidores públicos, así como el de sabotaje, mismo que también se castigaría para un particular; señaló MILENIO.

El artículo 140 del Código Penal Federal establece que el sabotaje se sanciona con penas de dos a 20 de prisión y multa de mil a 50 mil pesos, al que dañe, destruya, perjudique o ilícitamente entorpezca vías de comunicación, servicios públicos, funciones de las dependencias del Estado, organismos públicos descentralizados, empresas de participación estatal, órganos constitucionales autónomos o sus instalaciones; plantas siderúrgicas, eléctricas o de las industrias básicas; centros de producción o distribución de artículos de consumo necesarios de armas, municiones o implementos bélicos, con el fin de trastornar la vida económica del país o afectar su capacidad de defensa

Asimismo, se aplicará pena de seis meses a cinco años de prisión y multa hasta de cinco mil pesos, al que teniendo conocimiento de las actividades de un saboteador y de su identidad, no lo haga saber a las autoridades.

Las sanciones a que se refiere el primer párrafo se aumentarán hasta en una mitad, cuando los actos de sabotaje se realicen en los ductos, equipos, instalaciones o activos, de asignatarios, contratistas, permisionarios o distribuidores a que se refiere la Ley Federal para Prevenir y Sancionar los Delitos Cometidos en Materia de Hidrocarburos.

Mientras que el artículo 215 del mencionado código, prevé 14 supuestos en los que se comete el delito de abuso de autoridad, entre estos, el uso indebido de la fuerza pública, y negar o entorpecer protección o servicios a particulares; informó MILENIO.

Las conductas se sancionan desde un año hasta nueve años de cárcel y multas de hasta 400 UMAS, así como la destitución e inhabilitación de dos a nueve años para desempeñar otro cargo público.